El nuevo presidente de Brasil, envuelto en una red de sobornos

Su partido ingresó más de 41 millones de dólares «dudosos»


REDACCIÓN / LA VOZ

Brasil vive horas convulsas. Tras prosperar el impeachment contra Dilma Rousseff en el Senado por supuestas irregularidades en la administración del Gobierno, su sucesor, Michel Temer, se ve ahora en el centro del huracán por el supuesto cobro de más de 41 millones de dólares por su partido, el PDMB, que, según las primeras pesquisas, «serían de origen dudoso».

Las empresas que construyeron la central hidroeléctrica de Belo Monte pagaron sobornos millonarios al partido político del presidente de Brasil, Michel Temer, según un informe policial divulgado por el diario Folha de Sao Paulo. El consorcio de constructoras aceptó pagar sobornos equivalentes al uno por ciento del valor del contrato de Belo Monte, la tercera mayor hidroeléctrica del mundo, al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), según el diario.

El valor del contrato ascendía a 13.400 millones de reales (unos 4.187 millones de dólares), por lo que el soborno sería de 134 millones de reales (41,8 millones de dólares), supuestamente pagados a través de donaciones legales a campañas electorales del PMDB entre 2010 y 2014.

Según las investigaciones realizadas en Brasil, la Policía basa sus sospechas en delaciones realizadas por implicados en el caso de corrupción de Petrobras que se han acogido a acuerdos de colaboración con la Justicia para reducir sus penas, entre ellos Otavio Marques de Azevedo, expresidente de la constructora Andrade Gutiérrez.

Belo Monte fue construida por un consorcio de empresas formado por Andrade Gutiérrez, Queiroz Galvao, OAS, Odebrecht, Camargo Correa, Serveng, Galvao Engenharia y J. Mallucelli.

Según la investigación, los principales beneficiarios de los sobornos fueron cuatro senadores del PMDB, entre ellos el presidente de la Cámara Alta, Renán Calheiros, además de Romero Jucá, Jader Barbalho y Valdir Raupp. Romero Jucá fue nombrado por Temer ministro de Planificación cuando asumió la Presidencia interinamente el pasado 12 de mayo, pero tuvo que dimitir una semana después por la divulgación de una grabación realizada por la policía en la que sugería que el PMDB pretendía frenar las investigaciones de los casos de corrupción. 

Tumultuosas protestas

Mientras, los partidarios de la revocada Dilma Rousseff tomaron las calles de Sao Paulo para protestar por su destitución en el Senado. La marcha, convocada bajo el lema «Fora Temer», acabó en una sucesión de enfrentamientos entre los partidarios de Rousseff y las fuerzas del orden. El balance final fue de 16 detenidos acusados de «delincuencia organizada» y un sinfín de destrozos en el mobiliario urbano.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

El nuevo presidente de Brasil, envuelto en una red de sobornos