El humor incómodo llega a Movistar+ con «Vergüenza», una serie «casi de cine»

El ferrolano Javier Gutiérrez protagoniza junto a Malena Alterio una comedia «sin filtros» que llegará el próximo año


El humor incómodo y el ridículo en público serán las principales armas de Javier Gutiérrez y Malena Alterio en Vergüenza, una serie cómica «sin filtro» en la que son pareja, producida por Movistar+ y que introduce la novedad de que su rodaje se produce en escenarios naturales y es «casi de cine».

«La premisa es que todo sea realista, no dejamos que el espectador se relaje», explica a Efe Álvaro Fernández-Armero, co director y creador de la serie junto a Juan Cavestany, una «comedia romántica incómoda» que se espera para el 2017 y que se inspira en otras como The Office, Extras o El show de Larry David, aunque «con más mala leche», añade Javier Gutiérrez.

Vergüenza sigue las vivencias de Jesús y Nuria, una pareja normal que va de crisis en crisis, con la peculiaridad de que en cualquier situación social terminan haciendo el ridículo, dando lugar a situaciones incómodas con amigos, vecinos y familiares. Jesús, interpretado por Gutiérrez, es fotógrafo de bodas pero tiene la aspiración de dedicarse a la fotografía artística, aunque sus anhelos se ven obstaculizados por »su escaso don de gentes«, detalla el actor a Efe desde el set de rodaje.

Con este papel, Gutiérrez (Luanco, Asturias, 1971) afirma sentirse «muy a gusto en la comedia», aunque admite que últimamente tiene roles más dramáticos, desde la serie Águila Roja a películas como La isla mínima, que le valió el Goya el año pasado, y Los últimos de Filipinas, su próximo estreno.

Malena Alterio (Buenos Aires, 1974), por su parte, encarna a Nuria, quien intenta quedarse embarazada mientras «sufre» las meteduras de pata de Jesús y «se contagia» de su patetismo, cuenta la argentina.

La actriz, reconocida por su trabajo en Aquí no hay quien viva y La que se avecina, destaca que el humor de esta nueva serie «es más sutil, sin filtro», lo que para ella es «un reto», y avisa de que «no esta hecha para contentar a nadie».

«Habrá momentos en que el espectador se llevará las manos a la cara y no se lo va a creer», continúa Alterio entre risas, afirmación que ratifica Gutiérrez: «Hay momentos hilarantes y descolocantes, tanto para el que lo ve como para el que lo interpreta». «Es una forma de hacer comedia no vista en España», remata el intérprete, que la tilda de «políticamente incorrecta».

Por su parte, Fernández-Armero opina que lo más destacado de Vergüenza es que «es absolutamente realista, no hay elipsis».

Otra de las claves que tanto los actores como el director coinciden en señalar es su «parecido al cine», tanto por el ritmo, como por la fotografía y la forma de rodar en localizaciones naturales antes que en platós.

Con sus 10 capítulos de 30 minutos cada uno, la primera temporada de Vergüenza se estrenará el próximo año en Movistar+, y también contará con Miguel Rellán, Lola Casamayor, Enric Benavent y Resu Morales en el reparto.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

El humor incómodo llega a Movistar+ con «Vergüenza», una serie «casi de cine»