¿Por qué hacer cola por un iPhone 7 si un robot puede hacerlo por ti?

Una tienda de Nueva Zelanda ha permitido a los compradores del nuevo terminal de Apple a que experimenten la espera de forma virtual

Así esperaron los robots a la salida a la venta del iPhone 7

Redacción

Cada vez que Apple lanza un nuevo producto al mercado hay una escena que se repite en todo el mundo. Y con el iPhone 7 no iba a ser menos. Las puertas de las tiendas en las que desde este viernes se ha comenzado a comercializar el que está llamado a convertirse en el nuevo buque insignia de la compañía de la manzana llevan días pobladas de gente que se ha trasladado con sus bártulos a vivir allí para hacerse con el tan esperado terminal antes que cualquier otro.

Pero en Nueva Zelanda esta modalidad de espera ha cambiado. La tienda de Spark en Auckland, encargada de la venta del nuevo iPhone 7 en el país, ha optado porque sean los robots los que se ocupen de la tediosa tarea de esperar mientras los futuros dueños de los terminales continúan con sus rutinas.

Para ello, Spark ha comprado cuarenta autómatas asignados a otros tantos compradores que han estado esperando pacientemente en la cola desde el pasado 9 de septiembre. Los futuros clientes podían seguir en directo desde la tranquilidad de sus hogares lo qué estaba sucediendo, y además controlar a los robots a través de una aplicación para que a lo largo del día se entretuviesen realizando ejercicios de yoga, flexiones e incluso bailando.

Este viernes por fin salió a la venta el nuevo iPhone7. Y los primeros clientes de Spark, además de llevarse sus nuevos teléfonos móviles a casa se han podido quedar con los robots de regalo. 

Los primeros compradores del iPhone 7 en Nueva Zelanda

«Queríamos ofrecer a nuestros clientes una noción sobre la atmósfera y emoción que se vive en las colas, pero sin hacer cola», comentó Clive Ormerod, gestor de clientes y márketig de la empresa.

Comentarios

¿Por qué hacer cola por un iPhone 7 si un robot puede hacerlo por ti?