Antonio Trevín defiende la abstención ante el grupo parlamentario del PSOE

El presidente de la gestora, Javier Fernández, reclama a los diputados en el Congreso «serenidad» para evitar una «escisión»

Antonio Trevín
Antonio Trevín
Agencias
Redacción

El diputado asturiano Antonio Trevín es uno de los que se ha manifestado a favor de que el PSOE cambie su posición de No a Rajoy a favorecer su investidura mediante una abstención. Lo ha hecho durante el encuentro celebrado esta mañana, y que aún se prolonga, entre el presidente de la gestora del partido, Javier Fernández, y los 85 diputados del partido en el Congreso. Diversas fuentes recalcan que Trevín (que fue número dos de la lista del PSOE por Asturias en las dos últimas convocatorias generales) es uno de los diputados que ha defendido la abstención, junto a al expresidente de Castilla La Mancha José María Barreda, y el valenciano Ciprià Císcar. Según esas mismas fuentes, los argumentos del asturiano son que apostar por unas terceras elecciones supondría que se había elegido el «interés partidario» frente al del país, así como que es preciso «sustituir la falacia de buenos y malos» en el debate interno. En todo caso, el que fuera alcalde de Llanes y presidente del Principado, también ha reconocido que un cambio de posición para favorecer la investidura de Rajoy supondría un «desgaste» para el partido. En ese mismo encuentro, la diputada Margarita Robles ha defendido mantener el No a Rajoy.

Evitar la división

A su entrada para esta cita con el grupo parlamentario, el presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, ha admitido que le «preocupa la división en el partido», por lo que ha pedido «responsabilidad» a los diputados socialistas para que el cisma no se traslade al Congreso y a otras instituciones. «Me preocupa la división en el partido y eso es lo que tengo que evitar, que haya un antagonismo y un enfrentamiento. Es un riesgo que puede afectar al partido en las bases y, por supuesto, también a los dirigentes y a las élites», ha afirmado el presidente asturiano en declaraciones a los medios.

A pesar de su preocupación por la división que hay en el partido, agravada por la dimisión de Sánchez, Fernández ha confiado en que el ambiente se vaya calmando. «No creo, espero, y por eso también hablo de la responsabilidad de todos y de la mía antes que ninguna otra, que pueda producirse una escisión de esa naturaleza en el Congreso», ha manifestado. Fernández ha subrayado que la misión de la gestora tiene que ser «apaciguar» la organización, lo que requiere «diálogo y hablar».

Para el presidente de la gestora, «es esencial que se mantenga la normalidad en las instituciones» en la que están los socialistas, en especial, en el Congreso y en el Senado. Ha hecho hincapié en que su intención es transmitir «serenidad» a los diputados y pedirles «responsabilidad» por el bien del partido. El dirigente asturiano ha reiterado que aún no hay fecha del Comité Federal del PSOE en el que se tiene que tomar la decisión sobre si abstenerse ante Mariano Rajoy o reafirmarse en el voto contrario, lo que abocaría a terceras elecciones.

«Como hay poco tiempo, será pronto. Conviene que este magma en el que nos hemos convertido, enfriarlo», se ha limitado a decir Fernández. Entre las fechas que se barajan, están el 15 o el 22 de octubre, si bien Fernández quiere reunir antes al Consejo de Política Federal del PSOE, donde están representados los barones territoriales del partido

Comentarios

Antonio Trevín defiende la abstención ante el grupo parlamentario del PSOE