María Casado: «Imagínate la de veces que se puede decir te quiero en 59 segundos»

«Sin maquillaje y la ropa bonita de la tele, soy una chica más de mi quinta», asegura la periodista que, tras varios años en los informativos, es la encargada de sustituir a Mariló Montero. Pero ha puesto una condición: «He pedido presentar en zapatillas»


«Yo soy de las que no me quedo con las ganas. Hay que echarle valentía a la vida, porque lo peor es rechazar algo y tiempo después arrepentirse o plantearse ¿qué habría pasado si lo hubiera aceptado?», confiesa María Casado (Barcelona, 1978). Le gustan los retos, porque le hacen crecer y no deja pasar una oportunidad por nada del mundo. «A lo largo de mis diecisiete años de carrera en RTVE me ha tocado jugar al baile de las sillas en más de una ocasión y siempre he sabido aprovechar estos decisivos momentos. Sustituí a Ana Pastor en Los desayunos y ahora a mi amiga Mariló Montero en La Mañana. Son etapas profesionales». Ya fuera del plató, le gusta quedar con amigos, escribir relatos cortos y hacer deporte. «Soy muy cabezota», reconoce.

  

-Tras un mes presentando La mañana ¿Qué esperas de esta nueva etapa?

-Sobre todo aprender. Espero salir de mi zona de confort, empezar desde cero, regenerar mi energía y sentirme nueva. Llevaba tiempo pidiendo un cambio, porque tenía la sensación de estar en un fin de ciclo. Me apetecía algo nuevo. La oportunidad surgió y aquí estoy muy ilusionada.

-Como las comparaciones son odiosas, ¿cuál va a ser tu seña de identidad?

-Ser yo misma. Me considero una persona alegre y vitalista, a la que le gusta hacer bromas con su gente y con un punto gracioso. Mi objetivo es que la gente se lo pase bien.

-¿Qué consejo te ha regalado tu antecesora Mariló Montero?

-Que me divierta y que disfrute, porque tengo un gran equipo a mi lado que me va a ayudar en todo.

-Tienes enfrente a dos «fieras», Ana Rosa Quintana y Susanna Griso. ¿Preparada para arañarles espectadores?

-Ana Rosa y Susanna están a años luz de mí. Yo soy muy hormiguita y voy partido a partido. Ahora mismo, solo espero que con mucho esfuerzo y mucho trabajo, el público se acostumbre a mí y les divierta y entretenga lo que hacemos.

-Por lo menos ahora no tienes que levantarte en plena madrugada como cuando presentabas «Los desayunos».

-Estoy contenta, porque he ganado dos horas de sueño. Antes, me despertaba a las tres y ahora con el cambio, a las cinco. La verdad es que durante esta última etapa, me costaba conciliar el sueño y dormía muy poco. Había días que iba arrastrada. Ahora, espero poder llegar a las siete horas de descanso.

-Y, ¿cómo vas a lidiar con el suplicio de los tacones?

-He pedido que algún día me dejen presentar en zapatillas y me han dicho que sin problema. Según esté más relajada, iré subiendo el tacón.

-¿Qué es más difícil moderar: una tertulia política o una mesa del corazón?

-¡Ja, ja,ja! Una mesa política tiene su tela, pero una de corazón también. Uno de los primeros días de La mañana Jesús Mariñas me hizo un test sobre famosos para ponerme a prueba y alguna acerté. Va a ser divertido. Estoy convencida.

-Has presentado los informativos del fin de semana, el programa de debate «59 segundos» incluso pasaste por «Informe Semanal». ¿Te ves presentando un «reality»?

-¡Uy! Con los años, una aprende a no decir «Yo nunca haría tal cosa» o hacer afirmaciones tajantes, porque es bastante peligroso. Me planteo: «Si me gusta, ¿por qué no?».

-¿Eres una mujer de retos?

-Los retos me gustan, porque te hacen crecer. Hay que echarle valentía a la vida. Lo peor es rechazar algo y tiempo después arrepentirse o plantearse ¿qué habría pasado si lo hubiera aceptado? Yo soy de las que no me quedo con las ganas.

-Revolucionaste las redes sociales cuando le plantaste un besazo a Mariló Montero en directo. ¿Fue un simple atrevimiento o una auténtica provocación?

-Fue algo totalmente natural, no hubo ninguna intencionalidad. Somos muy amigas y me salió sin más. No le di más importancia.

-¿Qué te divierte fuera del plató?

-Sin maquillaje y sin la ropa tan bonita de trabajo que me ponen, soy una chica más de mi quinta. Soy muy hogareña y me gusta mucho reunirme con amigos y charlar. Además, me entusiasma hacer deporte, ir al cine y ver series. Transparent me parece una delicia.

-He leído que te gusta escribir, ¿lo sigues haciendo?

-Durante un tiempo escribí mucho, porque me servía de terapia. Pero como soy muy pudorosa, no le he enseñado a nadie mis escritos. Me gusta sobre todo el relato corto. Y ahora, que he empezado una nueva etapa profesional, creo que sería un buen momento para retomar la escritura.

-¿Qué tal lleva una chica de Barcelona como tú estar lejos del mar?

-Bueno, ahí vamos. Echo de menos la familia, los amigos de siempre y el mar. Por eso, una vez al mes me escapo y me voy a ver a los míos. Allí recibo mis afectos.

-Un rasgo de tu personalidad que te defina.

-La perseverancia. Soy muy cabezota.

-Una tentación irresistible.

-El dulce. Soy muy golosa. Empezaría a comer por el postre.

-Presentaste el programa de debate «59 segundos». Dime algo que seas capaz de hacer en cincuenta y nueve segundos.

-Imagínate la de veces que se puede decir «te quiero» en 59 segundos.

Comentarios

María Casado: «Imagínate la de veces que se puede decir te quiero en 59 segundos»