Pablo Iglesias apuesta por «no disfrazarnos de lo que no somos»

El líder de Podemos se arroga el papel de oposicion al PP y Errejón le responde: Ser la «fuerza alternativa» no es «automático ni caerá del cielo»

;
Pablo Iglesias presume de debate interno y se erige como primera fuerza de la oposición El secretario general de Podemos rebaja el alcance de sus diferencias de estrategia con Íñigo Errejón y critica al PSOE por haber dejado de escuchar a sus militantes

El Consejo Ciudadano Estatal de  Podemos, el máximo órgano de dirección del partido entre congresos, ha vuelto a evidenciar a nivel público las discrepancias internas entre Pablo Iglesias e  Íñigo Errejón. Mientras el secretario general de Podemos insiste en no ocultar la vena más radical del partido y se arroga ya el papel de líder de la oposición, su número dos avisa de que convertirse en la alternativa al PP es algo «que no caerá del cielo».

El secretario general del Podemos, Pablo Iglesias, ha apostado este sábado por que su partido no se «disfrace» de lo que «no es» y ha rechazado la idea que mantienen algunos dirigentes, como Íñigo Errejón, de que el tono radical de su formación provoca miedo en los ciudadanos: «la sociedad española ya no tiene miedo». «La credibilidad nos la da no disfrazarnos de lo que no somos», ha alertado Iglesias en su intervención ante el Consejo Ciudadano Estatal de Podemos.

El líder de Podemos ha rechazado la falsa idea de que la política sólo se puede hacer o en la calle o en las instituciones y ha abogado por conjugar ambas estrategias y seguir «cavando trincheras» en la sociedad civil para evitar convertirse en una «fuerza política de coyuntura».

Ha avisado de los «peligros» de que Podemos se haya convertido en muy poco tiempo en un partido con muchos cargos y «liberados», así como de las limitaciones del trabajo parlamentario cuando se ocupa la oposición. «Si no gobiernas, las instituciones se pueden convertir en una trituradora de la decencia», ha subrayado.

En clave interna, Iglesias ha avisado de que los «adversarios» tratan de influir en los debates «en abierto» que existen en el partido y, por ello, ha reclamado «responsabilidad» para que no sean los medios de comunicación quienes impongan las «reglas del juego» como ha pasado, a su juicio, con el PSOE. «Si nuestros debates se banalizan y se reducen a etiquetas habremos perdido la característica que nos identifica», ha señalado.

Ha apostado en esta nueva etapa política por el trabajo de «hormiguita y de viejo topo» y por el «combate ideológico» después de un tiempo en que el partido se había limitado a ser una mera «máquina electoral». «Esto ya no es una carrera, ya no tenemos que ir muy deprisa, ahora nos tenemos que asentar en lo social», ha proclamado.

Para ello,  Pablo Iglesias cree necesario ofrecer «seguridad y garantías» a aquellos sectores de la sociedad que tienen la sensación de que «todos son iguales» y dando respuestas como la «única formación de ámbito estatal que reconoce la plurinacionalidad del Estado». Ha insistido en que el debate no debe ser si Podemos da miedo, porque eso es una discusión de la «vieja izquierda» del PSOE y el PCE de los años 80. «Ahora la sociedad ya no tiene miedo», ha destacado Iglesias, que ha destacado que su partido ha conseguido «cortocircuitar» las claves del sistema político nacido de la Transición. 

La respuesta de Errejón

Poco después, el número dos de Podemos, Iñigo Errejón, ha afirmado que el título de ser la «fuerza alternativa» al PP no es «automático ni caerá del cielo» y ha señalado que será la «virtud» del partido para representar los «dolores y las esperanzas existentes» lo que les permitirá gobernar en un futuro. Así lo ha asegurado a través su canal abierto en la red social Telegram, en respuesta al mensaje de Pablo Iglesias.  Errejón ha señalado que la tarea de convertirse en la «fuerza alternativa» es un trabajo «cultural, social e institucional», que será lo que genere el «embrión de una nueva España ya, aquí y ahora».

El secretario de Política de Podemos ha opinado que el PSOE ha llegado a una «situación dramática» por tener que elegir entre Podemos y el PP, y, al rechazar un pacto con Podemos, el partido socialista ha sacrificado una «alternancia fiel». Sobre el debate interno abierto en Podemos sobre su papel en las instituciones, Errejón no ve contradicción entre las instituciones y la calle, y ha asegurado que su formación tiene que construir una «fuerza de motor» que expanda el «horizonte de lo posible».

Pese a las diferencias con el secretario general, Errejón considera que los debates que se están manteniendo en el Consejo Ciudadano Estatal de Podemos están discurriendo de forma «fértil, fraterna y rica». Ha coincidido con Errejón un destacado dirigente de Podemos cercano a Iglesias, quien ha asegurado que durante la reunión «no están cortando cabezas» y ha indicado que hay un «consenso generalizado» sobre la situación política actual.

Este mismo dirigente ha reconocido que en los últimos tiempos Podemos había descuidado el trabajo con los círculos en favor del trabajo más institucional y de las campañas electorales. Por ello, han apostado por estar «más en la calle» sin descuidar el trabajo institucional que no son antagónicos.

Podemos se postula como la única oposición al PP

Dirigentes de Podemos se han postulado como la «única» y «verdadera» oposición y alternativa «real» al Gobierno del PP ante la más que segura abstención del PSOE a la investidura de Mariano Rajoy y advierten de que esa abstención tendrá «consecuencias» en las instituciones que gobiernan juntos. «Ojalá no tuviéramos que asumir en solitario el papel de la oposición, pero el PSOE ha decidido dejar que gobierne el PP», ha lamentado el secretario Político, Íñigo Errejón. El número dos de Podemos desconoce qué decisión adoptará finalmente el PSOE, aunque por las declaraciones que ha escuchado en los últimos días, todo indica que se abstendrá finalmente en la investidura de Rajoy. «Sería una mala decisión para España porque sería recortar a los ciudadanos para darles a los de arriba», ha criticado.

Preguntado por sus discrepancias con Iglesias, Errejón ha garantizado que nunca se han perdido ni el «respeto» ni el «cariño» mutuos, y ha abogado por dejar de «mirarse el ombligo» y pensar en cómo Podemos puede ser más útil a la sociedad.

Pablo Echenique, secretario de Organización, ha abogado por que la abstención del PSOE tenga «consecuencias políticas» en las instituciones en aquellas instituciones en las que los socialistas gobiernan gracias al apoyo de Podemos. «Todo apunta a que el PSOE se va a abstener pero eso todavía no ha pasado, pero adelantar escenarios es peligroso. Yo esperaría a que los hechos se desencadenen para tomar decisiones», ha alertado.

Por su parte, la secretaria de Análisis Político y Programa de Podemos, Carolina Bescansa, ha asegurado que tienen la «responsabilidad» de liderar la oposición para aportar «lo mejor» que han aprendido y así abrir una «nueva etapa de enorme responsabilidad».

Asimismo, el secretario de Sociedad Civil de Podemos, Rafael Mayoral, ha afirmado que «nadie ha tenido duda» sobre cuál era la posición de la formación morada frente a un gobierno de Mariano Rajoy y ha señalado que «aquí está la oposición al PP y a sus recortes». «Creemos que es el momento de refundar el movimiento popular y crear una alternativa de país que no deja a nadie fuera», ha recalcado.

El líder de En Comú Podem, Xavier Domènech, quien intervendrá en el Consejo Ciudadano, ha señalado que es una «responsabilidad enorme» que se hayan convertido en la «única alternativa y fuerza coherente» al Partido Popular.

Comentarios

Pablo Iglesias apuesta por «no disfrazarnos de lo que no somos»