Trump rompe con la cúpula de los republicanos y le declara la guerra

Adriana Rey NUEVA YORK / E. LA VOZ

ACTUALIDAD

Jessica Kourkounis | AFP

«Los desleales de mi partido son más difíciles que Hillary la deshonesta», critica

12 oct 2016 . Actualizado a las 14:17 h.

Se acabaron los intentos de aparentar unidad. Ya pocos se ocultan y menos Donald Trump. Sus arranques a lo largo de las últimas horas no han tenido mesura y sin tapujos, ha evidenciado su profundo enfado y nerviosismo: «Está muy bien que me hayan quitado los grilletes. Ahora puedo luchar por EE.UU. de la manera que yo quiera», dijo marcando distancias con el partido que ampara su campaña.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

La mayoría ya da por perdida la presidencia pero ahora se trata de batallar por mantener la mayoría en Congreso y Senado. Quedó claro con el paso a un lado del presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan. Su movimiento suponía el no a Trump por parte del tercer hombre en la línea de sucesión y con él llegaba la anarquía a un partido agitado ya por una especie de «big bang». Y es que después de definirle como «débil e “incompetente», el millonario neoyorquino confesaba que durante la llamada telefónica que Ryan hizo a los congresistas para comunicarles su decisión, estos «se volvieron locos por su deslealtad».

La ira del magnate

La ira del magnate no se quedó aquí y, a través de sus redes sociales, el mundo entero siguió comprobando cómo la actualidad en su campaña pasa por un candidato dispuesto a morir matando: «Los desleales republicanos son más difíciles que Hillary la deshonesta. Te atacan por todos los lados. No saben cómo ganar, pero yo les enseñaré».