Macrojuicio por el Caso Gürtel: Correa asegura que no dejó de trabajar con el PP porque llegase Mariano Rajoy

El cabecilla de la trama Gürtel matiza sus palabras de ayer y asegura que el partido cortó relaciones con él porque fichó a Antonio Cámara, antiguo asesor de Aznar, con el que los populares tenían «problemas graves». Desvela, además, que Bárcenas amañó contratos con Fomento y Medio Ambiente

Juicio por la trama Gürtel. Francisco Correa
Juicio por la trama Gürtel. Francisco Correa

El cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa ha cambiado este viernes su versión inicial sobre la razón por la que sus empresas apenas trabajaron para el PP de Mariano Rajoy. El verdadero motivo, asegura ahora, fue el fichaje de Antonio Cámara, que fue secretario personal de José María Aznar. Lo hizo porque se lo pidió su yerno, Alejandro Agag, quien le dijo que al expresidente le «gustaría».

En su primera explicación a las preguntas de la fiscal Concepción Sabadell, el empresario había dicho que la relación de sus empresas con el PP concluyó entre el 2004 y el 2005 porque el que fuera su socio y exsecretario de Organización del partido en Galicia, Pedro Crespo, no tenía buena relación con Mariano Rajoy. «No había química», apostilló entonces. Hoy, Correa ha calificado de «equivocada» dicha explicación y ha señalado que la razón de su falta de conexión con el equipo del actual presidente del PP fue la contratación de Antonio Cámara. «Le fiché -ha explicado-, y Cámara tenía problemas graves con Rajoy y otras personas del PP».

Ha detallado que el que fuera secretario de Aznar estuvo en sus empresas entre ocho meses y un año y desde entonces la relación con el PP de Rajoy fue «fatal». «Ahí cortamos, quedarían algunas cosas por inercia, pero hicimos muy pocas cosas», ha añadido.

Obras en Fomento y Medio Ambiente

Además, Correa ha precisado este viernes que eran «diversos» los ministerios en los que el extesorero Luis Bárcenas hacía gestiones para conseguir adjudicaciones de obras, en concreto, eran los de Fomento y Medio Ambiente. Ya jueves por la tarde, el jefe de la Gürtel había explicado que Bárcenas se encargaba, a cambio de una comisión de entre el 2 y el 3 %, de conseguir las adjudicaciones que le solicitaban empresarios para obras en carreteras, autopistas, AVE o medio ambiente.

También ha concretado hoy qué empresas eran las que se dirigían a él para obtener estos contratos y ha citado a OHL, ACS y Dragados. Las dos primeras ya han anunciado que emprenderán acciones legales contra Correa por tales afirmaciones.  Según la versión que dio el jueves, la relación de la trama Gürtel con el PP se circunscribió a la época del expresidente José María Aznar, por lo que al frente de esos ministerios se encontraría Francisco Álvarez Cascos, en Fomento, y  Jaume Matas, en Medio Ambiente, si bien la fiscal no le ha preguntado si recordaba quién ocupaba entonces esos cargos.

Desvincula a Álvarez-Cascos

En su declaración de este viernes, Francisco Correa ha desvinculado al exsecretario general del PP, Francisco Álvarez-Cascos, del reparto de beneficios obtenidos por la organización de las campañas electorales municipales, autonómicas, generales y al Parlamento Europeo que se celebraron en los años 2003 y 2004, facturada a través de las sociedades Spinaker y Rialgreen.

Ha admitido que dividió el 50 % de los ingresos obtenidos con el extesorero del PP Luis Bárcenas, Gerardo Galeote, el exalcalde de Pozuelo Jesús Sepúlveda y el exdiputado por Segovia Jesús Merino. No obstante, ha negado que la sexta persona con la que se dividieron los ingresos, identificada en su contabilidad con las siglas PAC, fuera Álvarez Cascos. «No es Paco Cascos», ha dicho rotundamente, y ha apuntado que podía tratarse de él mismo y que cedió esa parte a su presunto número dos, Pablo Crespo.

Los ingresos se facturaban a partir de las sociedad Spinaker y Rialgreen que, según consta en varios informes y autos de la instrucción facturó en el 2003 y el 2004 más de tres millones de euros al PP. Este beneficio se habría dividido en dos partes iguales: una que se repartía entre el administrador de Asian Deluxe Group, José Luis Roig Gallego y la persona identificada como P.A.C; y otra que se distribuía entre otras seis personas entre las que volvía a aparecer P.A.C junto a los antes citados. Correa ha explicado que repartió ese dinero con los cinco porque había sido una campaña muy dura y quiso así agradecerles su cooperación en el trabajo realizado. «Me habían ayudado mucho». Según apuntó el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz «los fondos públicos recibidos para la financiación electoral y que se destinan a pagar los gastos electorales que realiza la formación política, actos de la campaña electoral realizados por Rialgreen, revierten a los responsables políticos del Partido Popular encargados del control de los ingresos y gastos electorales, distrayendo estos recursos de forma indirecta para su lucro personal a través de una facturación ficticia con empresas de Luis De Miguel».

Dos Range Rover y un Jaguar para Sepúlveda

Lo que sí ha confesado Correa en su declaración de este viernes es que le regaló al exmarido de la exministra de Sanidad Ana Mato, Jesús Sepúlveda, tres coches: un Range Rover blanco de tercera mano, un Jaguar, y otro Range Rover de renting, porque el exalcalde de Pozuelo le había comentado que le «apetecía» tener uno de estos coches de alta gama. «El primero fue un Range Rover de color blanco que traje de Barcelona, que me costó medio millón de pesetas, un jeep de tercera mano para andar por la playa -ha explicado ante el tribunal de la Audiencia Nacional-. El segundo fue un Jaguar, me dio a cambio el que tenía, y el tercero, cuando fue alcalde, le di el dinero en efectivo e hizo un renting para otro Range Rover».

Estos regalos comenzaron cuando Sepúlveda le dijo a Correa que le «apetecía tener» un Range Rover, a lo que él le contestó «te lo compro, nada más». Según consta en el sumario de esta causa, en diciembre de 1999 pagó con un cheque 8.663.700 pesetas para la adquisición del Jaguar; en el 2004, adquirió el jeep por 83.000 euros y, por último, el tercer coche por 73.811 euros. 

En esta red de compraventa también están implicados, según indica dicho sumario, el exalcalde de Arganda del Rey (Madrid) Ginés López y la exmujer de Correa, Carmen Rodríguez Quijano, a quién el cabecilla de la Gürtel ha exculpado este viernes de los negocios de la trama en Majadahonda, ayuntamiento en el que ella trabajaba. «Ella no mandaba» porque «no era funcionaria, ni cargo electo; era cargo confianza y no tenía firma», ha precisado y, buscando la comprensión de la Fiscalía y del tribunal, ha señalado que pese a estar divorciado es la madre de su hija.

Sí ha reconocido que en Majadahonda creó un equipo con los exediles José Luis Peñas, Juan José Moreno y el entonces alcalde Guillermo Ortega. «Tenían sus actividades y sus empresas y trabajamos con ellos en algún proyecto», ha explicado. «Pepe Peñas (que le grabó a Correa las conversaciones que dieron lugar a este caso) era honesto con mi mujer y dirá la responsabilidad que ha tenido mi mujer en Majadahonda, que ha sido mínima», ha añadido.

También ha reconocido que la relación con Ortega, al que apodaban La Rata, era «muy buena» y, como prueba de ello, ha recordado que le hizo padrino de su último hijo. Ha señalado además que podría reconocer «pagos en efectivo», pero que desconocía «el día a día en el ayuntamiento». «Después del daño que he sufrido con esta historia lo más fácil para mí era decir que eran para Pepe Peñas, pero no sería verdad, eran fondos para el ayuntamiento, bueno, para actividades del ayuntamiento», matiz que ha introducido para indicar que su proceder en Majadahonda «no fue ilegal».

25 palcos en el Calderón

Ha tenido tiempo también Correa antes de concluir su declaración de jactarse de haber tenido «veinticinco palcos» en el estadio del Atlético de Madrid tras reconocer que le regaló un abono a Ortega para que pudiera asistir al campo. Tras haber manifestado el jueves que él es del «Atleti», ha revelado este viernes que, además de ser hincha de ese equipo, llegó a poseer estos palcos para agasajar a sus clientes. De este modo, ha expuesto que además de regalar coches, viajes, fiestas o relojes, otra de las dádivas que ofrecía eran esos palcos.

Comentarios

Macrojuicio por el Caso Gürtel: Correa asegura que no dejó de trabajar con el PP porque llegase Mariano Rajoy