Un ultra neonazi ataca a tiros a cuatro policías en Alemania

Es un miembro de la secta xenófoba Ciudadanos del Reich


Berlín / E. La Voz

Cada día que pasa queda más en evidencia que el verdadero problema de Alemania no es la crisis migratoria, sino la extrema derecha. El último ejemplo de ello ocurrió ayer. Coincidiendo con el 75 aniversario de las primeras deportaciones de judíos a los campos de exterminio nazis, en la localidad sureña de Georgensmünd un ultraderechista abría fuego contra la policía hiriendo a cuatro agentes de las fuerzas especiales, uno de ellos de gravedad. El agresor, que fue detenido con heridas leves, es un presunto miembro del movimiento «Reichsbürger» (Ciudadanos del Reich), que surgió en la década de los 80 y niega el Holocausto.

El tiroteo se produjo durante un registro policial que tenía como objetivo confiscar las más de 30 armas de distinto calibre que poseía el atacante, al que las autoridades ya no consideraban de fiar y habían anulado la licencia de caza. Cuando los agentes llegaron al lugar, a primera hora de la mañana, el hombre de 49 años comenzó a disparar contra ellos con un arma corta. Así lo explicó en rueda de prensa el titular de Interior de Baviera, Joachim Herrmann, que dijo que uno de los heridos graves tuvo que ser operado de urgencia tras recibir tres disparos, pero que ya se encuentra estable.

La fiscalía reclamó el encarcelamiento del ultraderechista, al tiempo que ha abierto una investigación por intento de asesinato. Pero el episodio ha despertado los temores de las autoridades, que anunciaron que actualizarán toda la información que tienen disponible sobre los Ciudadanos del Reich, una trama que cuenta con varios centenares de adeptos y lleva tiempo en el punto de mira de los servicios de inteligencia. «Aparentemente se trata de gente que está dispuesta a ejercer una violencia brutal sobre representantes del Estado», subrayó Herrmann, que abogó por tomar las medidas «preventivas y represivas» necesarias.

Así, el ministerio del Interior volvió a difundir un documento parlamentario que data del 2012 y define a los Ciudadanos del Reich como una «especie de secta de ultraderecha» con un «núcleo radical no inofensivo». El grupo no reconoce la legalidad de la República Federal y considera que el Tercer Reich sigue vigente. Por eso se niega a pagar impuestos y defiende tesis disparatadas, como que las verdaderas fronteras alemanas son las de 1937.

Sin embargo, la oposición acusó al Gobierno de la gran coalición de haber subestimado al movimiento, que fue tachado durante años de mero grupo de chiflados. «Detrás de las disparatadas ideologías de los Ciudadanos del Reich se esconden a menudo férreos ultraderechistas que no dudan en usar la violencia», denunció la diputada de La Izquierda Ulla Jelpke. Es más, el desalojo forzoso de un miembro de los «Reichsbürger» en la ciudad oriental de Reuden el pasado agosto también terminó en un tiroteo.

Comentarios

Un ultra neonazi ataca a tiros a cuatro policías en Alemania