«La realidad virtual está consiguiendo por fin despegar en los videojuegos»

J. C. Gea GIJÓN

ACTUALIDAD

Ulises Martínez, segundo por la derecha, junto al equipo de Nuberu Games
Ulises Martínez, segundo por la derecha, junto al equipo de Nuberu Games

Uno de los fundadores de Nuberu Games explica que «hay una masificación en juegos para móviles, así que en algún momento se tendrá que desinflar esa burbuja»

27 oct 2016 . Actualizado a las 19:04 h.

Llevan año y medio radicados en Gijón, en plena Milla del Conocimiento, y bajo la advocación del mitológico Nuberu astur. En ese tiempo, han producido tres videojuegos y no hay más que entrar en su web para comprobar de un vistazo hasta qué punto los cuatro socios de Nuberu Games están fascinados con la creación de videojuegos, a los que consideran abiertamente como una forma de «magia». Pero montar una empresa tiene poco de mágico, y rentabilizarla aún menos. Y eso justamente ha ocupado buena parte de la charla sobre Tedencias en el desarrollo de videojuegos que ha ofrecido en el Edificio Polivalente del campus gijonés Ulises Martínez Piña, que después de varias escalas en otras empresas es ahora director general de esta pequeña compañía asturiana con tres producciones en su catálogo. Una «visión de la empresa desde el punto de vista de un informático». «Quiero que no sufran lo que sufrí yo, que sepan dónde conseguir dinero, qué pasa si un juego no funciona, qué no deben hacer...», afirma Martínez Piña, que durante tres meses ha vivido una enriquecedora experiencia en un programa de aceleración en Malasia. 

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

 -¿Qué es exactamente un programa de aceleración?

 -Un proceso por el cual una empresa o una institución pública, en este caso una empresa privada, busca empresas que estén iniciándose, una especie de start-ups, para ayudarlas a formarse, mostrarles lo que hay en el mundo real y cómo pueden maximizar su rentabilidad, normalmente, a cambio de un porcentaje de la empresa a la que contactan. En este caso, ha sido una empresa de Estonia, que es el país de origen de la aceleradora, aunque nos hayan llevado a Malasia por un concierto con el gobierno malayo.

-¿Y qué es lo que han hecho allí durante esos tres meses? 

-Conocer el ecosistema de videojuegos fuera España, que lo desconocemos un poco, acudir a eventos internacionales, interrelacionarte con personas con mucho peso en la industria de los videojuegos con las que hubiese sido imposible contactar de otra forma, ampliar nuestra lista de contactos... Fueron tres meses, junto con otras empresas de videojuegos de países muy distintos, desde Rusia a Filipinas o Brasil.