Pedro Sánchez defiende ahora un acercamiento a Podemos: «No debí llamarles populistas»

El exsecretario general admite que habló con los independentistas y critica la deslealtad de Susana Díaz, a la que reta a presentarse a las primarias


Madrid / Redacción

Pedro Sánchez defiende que el PSOE debe entenderse y cooperar con Podemos, asegura que fue una conversación con Mariano Rajoy la que le acabó de convencer de que la posición del PSOE debía ser decir no a su investidura, considera que Cataluña es una nación, dice que no se reconoce en el Felipe González actual y critica la deslealtad de Susana Díaz. Además, confirma que trató de crear una alternativa con Unidos Podemos y que mantuvo conversaciones con los independentistas catalanes, pero sin aceptar nunca un referendo de autodeterminación. El exsecretario general, que se limitó el sábado a leer una declaración en la que informaba que dejaba el acta de diputados, sin que los periodistas pudieran hacerle ninguna pregunta, habló un día después en exclusiva en el programa Salvados de Jordi Évole.

«A partir del 26 de junio dudé mucho de si teníamos o no que abstenernos, pero el punto de inflexión fue una conversación que tuve con Mariano Rajoy, que me dijo claramente no solo necesito la investidura sino gobernar contigo». Fue quien le convenció del no es no, asegura. Admite que cometió errores en su gestión, entre las que destacó haber calificado de «populista» a Podemos, porque no supo entender lo que significaba el «movimiento que había detrás de Pablo Iglesias, la cantidad de personas, sobre todo de gente joven, que quieren renovar la política y cambiar la vida política, social y económica». E incluso va más allá: «Ese impulso transformador y renovador es muy importante también para el PSOE». Los socialistas tienen que «trabajar codo con codo» con Podemos si quieren ser alternativa de Gobierno. Concluye: «No tiene que haber más reproches, tiene que haber más entendimiento y cooperación entre Podemos y el PSOE». También considera una equivocación haber firmado un acuerdo solo con Ciudadanos y no también con la formación que lidera Pablo Iglesias.

En la entrevista reta a Díaz a que se presente a las primarias y la acusa de ser un factor de desestabilización del partido, por lo que le pide que haga una reflexión. «Si de verdad quiere liderar el PSOE, como así parece, tiene la responsabilidad y la obligación de dar un paso al frente y presentarse a las primarias». «Una organización política no puede estar pendiente y sufriendo la agenda personal de un dirigente», añade.

Denuncia presiones

Además, denuncia presiones de poderes económicos y de medios de comunicación para que no fructificara una alternativa progresista. Culpa a la gestora de provocar un «desgarro» en el grupo socialista al no aceptar la abstención técnica de solo 11 diputados, que tenía como objetivo ponerle en una «situación imposible» para forzar su salida del Congreso y quitarle la plataforma y los recursos para optar a la secretaría general. Y la insta a que convoque el congreso pendiente en un plazo que no exceda los cuatro, cinco o seis meses.

Sánchez va a por todas. Ayer puso en marcha una web para recoger apoyos en su objetivo de recuperar la secretaría general en las primarias. «Trabajemos juntos desde ya para recuperar y reconstruir el PSOE», es el mensaje para reclutar simpatizantes.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Pedro Sánchez defiende ahora un acercamiento a Podemos: «No debí llamarles populistas»