Coca-Cola rechaza invertir en Portugal por el impuesto a los refrescos

La Voz LISBOA / AGENCIAS

ACTUALIDAD

CARLOS GARCIA RAWLINS | Reuters

La intención del Gobierno luso pasa por recaudar 80 millones de euros, que destinará al sistema de salud

06 nov 2016 . Actualizado a las 10:44 h.

El impuesto sobre las bebidas azucaradas que el Gobierno de Portugal ha incluido en los Presupuestos del 2017, y que varía entre los 8 y 16 céntimos por litro, ha llevado a Coca-Cola European Partners, la embotelladora de la marca de la chispa de la vida en Europa, a dar marcha atrás en su planes para ampliar la fábrica que posee en Setúbal, al sur de Lisboa. Así lo recogía ayer en sus páginas el semanario luso Expresso. La compañía tenía previsto invertir 40 millones de euros en ese proyecto en los próximos cuatro años.

«Todavía nos falta mucha información, a pesar de que confiamos en que la propuesta de ley sea modificada para minimizar el impacto social y económico de este escenario», señaló al semanario el director para Portugal de la compañía.

La planta de Setúbal cuenta en la actualidad con 265.000 metros cuadrados y estaba previsto ampliar las instalaciones en otros 28.000. En la fábrica, propiedad al 100 % de Coca-Cola European Partners, trabajan 450 personas. De ella dependen también otros 4.500 puestos de trabajo indirectos.