Una subasta para iluminar el futuro de Alcoa

Los sindicatos instan a la empresa a pujar por paquetes de 90 MW para Avilés después de que Red Eléctrica sacara 10 lotes, dos más que en 2015

Trabajadores concentrados delante de la planta de Alcoa en Avilés..Trabajadores concentrados delante de la planta de Alcoa en Avilés.
Trabajadores concentrados delante de la planta de Alcoa en Avilés.

Avilés

La subasta de ininterrumpiblidad, a celebrar la próxima semana, ha aportado algo de luz al futuro de la planta de Alcoa en Avilés. Red Eléctrica ha decidido poner a disposición de las grandes consumidoras de energía diez paquetes de 90 megavatios, lo que supone dos más que en las anteriores convocatorias. Uno de estos dos lotes extra podrían venir para las instalaciones avilesinas, algo que ahora queda en manos de la multinacional aluminera, a la que los sindicatos piden un trato igualitario entre las tres plantas que tiene en España (dos en Galicia y la de Asturias). Aunque de momento es una incógnita lo que puede ocurrir, los representantes de los trabajadores consideran que están «en mejor situación» de lo que habían estado en los dos ejercicios anteriores, en palabras del presidente del comité de empresa de Alcoa en Avilés, José Manuel Gómez de la Uz. Daniel Cuartas, de UGT, se muestra más precabido a la espera de «ver cómo se desarrolla la subasta» que fijará a cuánto ascenderá su factura eléctrica en 2017.

Ambos creen que ahora el balón está en el tejado de la propia empresa. En las anteriores subastas Alcoa se había hecho con tres paquetes de 90 megavatios que dedicaba exclusivamente a la planta de San Ciprián, lo que la hacía situarse en una situación más ventajosa que las otras dos, puesto que para estas dejaba los lotes de cinco megavatios, que suponen una menor rentabilidad económica. Ahora, ante la posibilidad de hacerse con más paquetes ventajosos, reclaman un trato igualitario. «Tiene que comportarse igual con las tres plantas y que no vaya todo para San Ciprián», indica Gómez de la Uz, que confía en que la aluminera pueda hacerse con cinco paquetes de 90 megavatios. En ese caso plantea que San Ciprián mantenga los tres de años anteriores y los otros dos vayan para Coruña y Avilés, complementándose todos ellos con otros paquetes de 5 megavatios hasta conseguir la energía necesaria.

Cuartas apunta otro factor que tiene influencia. Y es el hecho de lo que harán las otras grandes consumidoras de energía. Es aún una incógnita. No se sabe cuántos paquetes quieren conseguir ellas ni la propia Alcoa, algo que no se hace público antes de que se inicie la subasta, prevista para el 14 de noviembre y se prolongará hasta el día 18. «Igual hay más demanda, pero ¿si sacan dos lotes más para cuántos serían? El año pasado hubo ocho cuando se pedían once, quizás ahora han pedido quince», reflexiona. Insiste en que la aluminera lo que ha de hacer es «coger todos los posibles, todos los que pueda». De la Uz ve con la propuesta de Red Eléctrica «más tranquilidad de cara al futuro, pero esto no sirve, porque de un año a otro las empresas no tienen garantías para afrontarlo». Desde que en 2014 se pusiera en marcha el modelo de subasta de paquetes de energía para las grandes consumidoras los sindicatos han criticado alguna de sus características, especialmente su temporalidad. La venta es para un año, por lo que en cada ejercicio hay que repetir el procedimiento que crea gran incertidumbre en la industria nacional, que además suele celebrarse casi in extremis.

División entre Industria y Energía

En esta ocasión la inquietud se ha mantenido en las últimas semanas porque no sólo se ha tardado en convocar la subasta, sino que las condiciones de la misma no se han dado a conocer hasta hoy, a menos de una semana de su celebración. Red Eléctrica ha publicado hoy la resolución en que se indica que sacará a la venta 10 lotes de 90 megavatios y 340 de 5 megavatios -el año anterior habían sido 376. La misma se firmó el pasado 4 de noviembre, el día en que los nuevos ministros de Mariano Rajoy tomaban posición de su cargo y se hacía efectiva una división de ministerios que se ve con cierto recelo desde Asturias. Al separar las carteras de Industria y Energía asuntos como la subasta de ininterrumpibilidad dependen de una de estas áreas aunque influye directamente en la otra.

«No me gusta la división porque al ser dos ministerios distintos pueden llegar a enfrentarse entre sí, pueden tener diferentes intereses», asegura Gómez de la Uz. «Lo lógico es que estuvieran unidos porque están ligados, la industria necesita una energía competitiva», apunta Cuartas, que ve «llamativo que los hayan separado, veremos con el tiempo si es beneficioso». De momento sus miras se centran en la resolución de la subasta de ininterrrumpibilidad que se celebrará la próxima semana y de la que depende el futuro de las instalaciones de Alcoa. De la posible venta de las plantas españolas nada se sabe, aunque en las fábricas se daba por hecho que no habría ningún tipo de movimiento hasta conocer cuánto costará la energía a consumir en 2017. Por tercer año consecutivo el devenir de Alcoa pasa por la puja de energía.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

Una subasta para iluminar el futuro de Alcoa