¿Cumplirán su promesa y abandonarán Estados Unidos?

Todos estos personajes famosos aseguraron que dejarían su país si Donald Trump se convertía en presidente


Redacción

Cuando Donald Trump no era más que un candidato a presidir el partido republicano mucha gente pensó que su carrera llegaría hasta ahí, y que el excéntrico aspirante se quedaría fuera de la carrera por liderar el partido a las primeras de cambio. Pero a medida que Trump iba superando obstáculos -Marco Rubio, primero y Ted Cruz, después- hasta hacerse con el liderazgo del partido, fueron muchos los personajes famosos que comenzaron a bromear con la posibilidad de mudarse de país e incluso de planeta en caso de que el magnate fuera elegido presidente de Estados Unidos.

Este miércoles el mundo se ha despertado con un triunfo histórico de Donald Trump, y a medida que han ido pasando las horas, las redes sociales se han encargado de recordar esas promesas de abandono del país que algunos famosos hicieron a lo largo de la campaña electoral.

Cher fue una de las primeras. La cantante escribió en su cuenta de Twitter en junio del 2015 que estaría dispuesta a trasladarse a Júpiter en caso de que Donald Trump resultase elegido presidente.

La opción de cambiar de planeta también la comparte el humorista Jon Stewart, que ironizó con acompañar a Cher en su periplo y «conseguir un cohete para viajar a otro planeta, porque este planeta está claramente perdido».

Los peores presagios de Bryan Cranston, actor de Breaking Bad, se hicieron realidad a lo largo de la noche del martes. El intérprete aseguró que se iría a Vancouver si Trump ganase. «Definitivamente me mudaría. No me parece real que eso pueda suceder y espero, por Dios, que no ocurra», comentó en su momento. Cranston además aseguró que se negaría a interpretar al magnate en una serie ya que sería «incapaz de justificar lo que ha dicho y hecho».

Miley Cyrus fue otro de los personajes famosos que lanzó un órdago. La cantante compartió en su cuenta de Instagram un combo de imágenes para criticar la falta de consideración con los animales del candidato republicano en ese momento y amenazó con marcharse de Estados Unidos si se convertía en presidente. «Y no digo cosas por decir», apostilló.

Además de participar activamente en la campaña para apoyar a Hillary Clinton, la cantante Barbra Streisand aseguró durante una entrevista al programa australiano 60 minutes que tanto Australia como Canadá eran dos buenas opciones de países a los que mudarse en caso de que los resultados electorales no fueran los que esperaba.

Cuando en el supermartes, Donald Trump se consolidó como el candidato republicano se produjo un pico de búsqueda un tanto inusual en Google. En concreto, las búsquedas de la pregunta «¿cómo puedo emigrar a Canadá?» se multiplicaron hasta alcanzar un porcentaje superior al 350 % de lo habitual.

Puede que las actrices Lena Dunham y Neve Campbell y el cantante Ne-Yo fueran algunos de los que escribieron esas palabras en Google, ya que todos ellos eligieron como destino Canadá en el caso hipotético y ahora real de que Donald Trump se convirtiese en el presidente de Estados Unidos.

La intérprete de Girls comentó a la revista Hollywood Reporter que conocía un sitio en Vancouver desde el que podría seguir desempeñando su profesión. Y su compañera de profesión y actriz de Scream y House of Cards se sumó al vecino destino. «Estoy muy aterrorizada. Me da mucho miedo. Mi mayor miedo es que Trump triunfe... me mudaré a Canadá de nuevo», aseguró.

Otro que también tomaría rumbo a Canadá es el cantante Ne-Yo, que prometió que se a TMZ que se «mudaría de inmediato» junto al rapero canadiense Drake si Clinton no se alzaba con la victoria presidencial. «Me mudaré a Canadá. Drake y yo seremos vecinos si Donald Trump se convierte en presidente», explicó.

La actriz cómica Amy Schumer y la presentadora Chelsea Handler decidieron en su momento que España sería un lugar perfecto para vivir en caso de que el candidato republicano se impusiese a su rival en las presidenciales. La intérprete, que incluso formó parte de la convención del partido demócrata que se celebró en julio, explicó que se mudaría a «España o algún lugar» ya que el hecho de que Trump ganase estaría «más allá de su comprensión». Por su parte, Handler llevó su plan un paso más allá y se compró una casa. «Compré una casa en otro país por si acaso, debido a que hay muchas personas que amenazan con irse del país y después no lo cumplen. Yo sí me iré», aseveró durante el programa Live with Kelly and Michael.

Los que tampoco estaban por la labor de quedarse en Estados Unidos con Trump como presidente de su país eran los actores negros Samuel L. Jackson, Whoopi Goldberg y Raven Symone, para quienes el racismo del líder de los republicanos es inaceptable.«Si ese cabronazo es presidente moveré mi negro trasero a África», dijo Jackosn en una entrevista con Jimmy Kimmel.

Por su parte, la actriz de Ghost no ha tenido pelos en la lengua a la hora de cargar con dureza contra el discurso racista de Trump. «No creo que eso sea América. No quiero que eso sea América. Quizás sea hora de mudarme», comentó en una ocasión y su compañera en The View secundó su opinión y juró tener ya el billete para marcharse del país.

Por si todos ellos no tienen claro todavía el medio de transporte en el que abandonar el país tras el triunfo de Donald Trump de este martes, el exgobernador de Arkansas y político del partido republicano Mike Huckabee ofreció a todos ellos en un tono irónico el avión privado de Trump para viajar.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

¿Cumplirán su promesa y abandonarán Estados Unidos?