Así es el yerno de Trump, que podría ocupar un puesto clave en la Casa Blanca

Jared Kushner suena con fuerza para ser uno de los principales asesores del magnate


La Voz

Los rumores acerca de quiénes formarán el equipo de  Donald Trump cuando sea investido presidente de Estados Unidos no han dejado de sucederse desde el mismo 9 de noviembre, en plena resaca electoral. Han sido más de una decena los nombres que se han barajado para ser los brazos ejecutores de la nueva administración, así como los que se convertirán en los ojos y los oídos del magnate republicano. El último de ellos, el de su propio yerno, Jared Kushner, marido de su hija Ivanka y a quien la revista Vanity Fair ha apodado como «Rasputín» por los rumores que apuntan a que es el hombre que susurra al oído del presidente electo y que podría convertirse en uno de los hombres del equipo de transición.

Las especulaciones en torno al papel que Kushner podría desempeñar en la próxima legislatura, que incluyen el puesto de asesor y consejero, comenzaron con su discreta presencia en la primera reunión que Trump mantuvo con Barack Obama. Discreta, pero que no pasó desapercibida para los flashes. El yerno del futuro presidente fue fotografiado paseando con el jefe de gabinete del presidente en funciones, Denis McDonough, por los jardines de la Casa Blanca. Pero, ¿quién es realmente Jared Kushner y qué le une a Donald Trump más allá del lazo familiar?

Con solo 35 años, el marido de Ivanka Trump es, como su suegro, un desarrollador inmobiliario de éxito. Proviene de una familia judía ortodoxa con vínculos con el partido demócrata, algo que podría hacerlo incompatible con Trump, pero la realidad es otra muy distinta. Después de contraer matrimonio con Ivanka en el 2009, Kushner ha pasado a ser un miembro más de la familia del magnate, pero no uno cualquiera.

A pesar de que siempre se ha mantenido en un segundo plano, los medios estadounidenses aseguran que fue él quien alejó al gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie (uno de los nombres que se barajaban para la nueva administración), del magnate, a pesar de que este era uno de sus hombres de confianza. No es casualidad, ya que Christie, durante su andadura como fiscal general del estado norteamericano, procesó al padre de Kushner por evasión fiscal y manipulación de testigos.

La detención de su progenitor, Charles Kushner, un hombre que goza de gran influencia en Nueva Jersey, tuvo consecuencias para el yerno de Trump, según afirma The New Yorker, ya que en aquel momento el joven era un recién graduado de Harvard y estudiaba un máster de dirección de empresas en la Universidad de Nueva York. Lo llamativo es que, a pesar de la confianza que el magnate tenía en Christie, ahora su confidente (aunque en la sombra) parece ser el marido de su hija.

¿Cómo se explica entonces que Trump se haya decantado por su yerno Jared en lugar de por su hasta ahora hombre de confianza? La respuesta reside en el papel que Kushner desempeñó durante la campaña del republicano, ya que según la prensa estadounidense habría escrito algunos discursos relevantes de su suegro e incluso habría influido en la destitución de Corey Lewandowski el junio pasado como jefe de campaña

Pero la unión entre suegro y yerno va más allá. La revista Businessweek publicó un estudio que demuestra la influencia del periódico The New York Observer, que fue comprado por Jared Kushner hace una década, en la promoción de la campaña de Donald Trump en las redes sociales. Esto habría ayudado a contrarrestar la imagen negativa del magnate que reflejaron los medios de comunicación. En esa misma publicación Jared escribió un editorial donde defendía al padre de su esposa de las acusaciones que lo tildaban de racista y antisemita.

Polémica por la ley contra el nepotismo

La posibilidad de que Jared Kushner se convierta en uno de los hombres de confianza de Trump ha suscitado diversas críticas que apuntan a que esta designación vulnera las leyes federales contra el nepotismo. En Estados Unidos está prohibido nombrar a un pariente para ocupar un cargo en una agencia de un gabinete federal o en los departamentos de Estado y de Defensa, pero según varios expertos en leyes esto no se ampliaría al entorno de la Casa Blanca. Aun así, a Kushner la ley tampoco le afectaría. Él mismo aseguró que no cobraría por ningún trabajo que pudiera desempeñar en dicha administración. Otra opción para Trump que no conlleva vulnerar la ley sería incorporar a su yerno como asesor informal.

Comentarios

Así es el yerno de Trump, que podría ocupar un puesto clave en la Casa Blanca