Cooperación para proteger mares y clima

«Tenemos que adecuar al siglo XXI nuestra normativa mundial relativa a los océanos», explica el comisario europeo de Pesca sobre los planes para la gobernanza de los océanos


Los océanos son nuestro sustento. Nuestro nivel de vida, nuestra economía, incluso nuestra salud, dependen de ellos. Absorben el 25 % de las emisiones mundiales de CO2 y producen el 70 % del oxígeno que respiramos. El 90 % del comercio mundial se realiza por vía marítima. La energía de los océanos mantiene encendidas nuestras luces y calientes nuestros hogares.

Y, sin embargo, algo falla. Las presiones ejercidas por el cambio climático y la contaminación marina someten a una gran tensión a nuestros océanos. Las poblaciones de peces están siendo diezmadas por la pesca ilegal. Las aguas internacionales corren el peligro de convertirse en refugio seguro para actividades delictivas, tanto para la piratería como para la trata de seres humanos o el contrabando. Cada año se vierten en los océanos más de diez millones de toneladas de basura y cada botella de plástico tarda siglos en descomponerse.

Al ponerse en marcha la actual Comisión Europea, el presidente Jean-Claude Juncker me encargó que contribuyera a mejorar la gobernanza de los océanos. Fuimos conscientes de que la única manera de proteger, gobernar y utilizarlos mejor era a través de la cooperación internacional.

Es necesaria una actuación conjunta a nivel mundial, y la responsabilidad de Europa a la hora de liderar este esfuerzo es incluso más pertinente hoy en día. Tenemos que adecuar al siglo XXI nuestra normativa mundial relativa a los océanos.

Los últimos doce meses, que fueron testigos del Acuerdo de París sobre la acción por el clima y de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, demuestran que sigue habiendo voluntad política. Junto con la responsable de la política exterior de la UE, Federica Mogherini, queremos asegurarnos de que estos compromisos se convierten en realidad. En las últimas semanas hemos puesto en marcha una iniciativa para mejorar la gestión de los océanos del planeta.

Proponemos un conjunto de acciones en tres ámbitos prioritarios:

Marco jurídico

El Estado de derecho también en el mar. En primer lugar, mejorar el marco institucional para la gestión de nuestros océanos. Dos tercios de los ellos se sitúan fuera del alcance de la legislación nacional. Aunque el propio marco normativo internacional es un avance importante en sí mismo, la enorme vastedad de los mares puede debilitar su aplicación y hacerla desigual.

Queremos fortalecer el Estado de derecho en el mar y queremos unas normas justas para todos. Esto significa convencer a un gran número de nuestros socios de que se adhieran a los tratados internacionales e instrumentos existentes y colmar las lagunas jurídicas, garantizando al mismo tiempo que todos cumplen las normas acordadas.

Contaminación

Reducir los efectos de la presión humana y lucha contra la pesca ilegal. En segundo lugar, reducir los efectos de la presión humana sobre los océanos y crear las condiciones para una economía azul sostenible.

Queremos utilizar nuestros océanos en aras del beneficio económico, pero sin destruirlos en el proceso. En la actualidad, el 15 % del pescado se captura de forma ilegal, una industria global que mueve miles de millones en el mundo. La Unión Europea ya realiza el seguimiento de los buques y solo permite el acceso al mercado europeo de productos de la pesca con una trazabilidad conocida. Pero aún podemos hacer más. Por ejemplo, queremos utilizar las tecnologías de control de macrodatos o reforzar el papel de la Interpol para detectar la pesca ilegal.

En la COP 22 que se celebró en estos días pasados en Marrakech intervine en el día dedicado a los océanos. Hice hincapié en el papel que los océanos desempeñan en la regulación de nuestro clima. Hemos logrado enormes avances en lo que atañe a la acción por el clima: ratificar el Acuerdo de París en doce meses es un éxito asombroso. Pero aún podemos hacer más para destacar la función de nuestros océanos. Y vamos a luchar contra la contaminación y el mar de plástico. Lo haremos actualizando las normas sobre eliminación de residuos de las embarcaciones, adoptando una nueva estrategia sobre los plásticos en el 2017, y buscando asociaciones mundiales para llevar a la práctica estrategias efectivas tanto contra los residuos plásticos como contra los microplásticos.

Red mundial

Cartografiado de los fondos oceánicos con técnicas modernas. En tercer lugar, vamos a invertir más en la ciencia de los océanos. Si queremos adoptar medidas eficaces y sostenibles, tenemos que mejorar nuestro conocimiento de los océanos. No dejaríamos que un avión volase a través de sistemas montañosos no cartografiados. Sin embargo, debajo del agua dejamos que los submarinos de todo el mundo hagan algo similar. El 85 % del fondo oceánico no ha sido cartografiado utilizando técnicas modernas. Tenemos que mancomunar recursos para mejorar esta situación. Nuestro objetivo es crear una red mundial de datos marinos abierta a todos, utilizando como base las sólidas redes de la UE ya existentes.

Invitación abierta al mundo

Las propuestas de esta semana no son solo un plan de acción de la Unión Europea, son una invitación abierta a nuestros socios en todo el mundo.

La UE acogerá la edición del 2017 de la conferencia internacional Our Ocean (Nuestro océano) en Malta en octubre del año próximo.

Será una excelente oportunidad para que la comunidad mundial de los océanos se reúna para hacer balance del estado de la situación y abogar por unos océanos seguros, limpios y gestionados de forma sostenible.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Cooperación para proteger mares y clima