Miquel Iceta y Susana Díaz se encuentran por primera vez desde la crisis PSOE-PSC

Los líderes catalán y andaluza de los socialistas coinciden en la presentación de un libro sobre Fernández Vara y quedan para renuirse este jueves

Iceta, esta mañana en Madrid
Iceta, esta mañana en Madrid

Agencias / La Voz

La presentación de un libro sobre el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, ha reunido en Madrid a destacados dirigentes socialistas, como la andaluza Susana Díaz y el catalán Miquel Iceta, que se han visto por primera vez desde que se desató la crisis entre el PSOE y el PSC. Ha sido en el acto de presentación del libro El desafío del cambio, escrito por el hijo de Vara, que se ha celebrado en la Organización Médica Colegial (OMC) y que iban a protagonizar el propio autor y el ex secretario general del PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba.

Un tipo de acto al que habitualmente acuden sólo los periodistas, pero que en esta ocasión se ha convertido en una especie de sucursal de Ferraz, o en un mini-comité federal, en el que se han dado cita diputados socialistas, senadores, cargos de la Junta de Extremadura y, como estrellas, Díaz e Iceta. No estaba confirmada en principio la presencia de ninguno de los dos, pero Díaz se ha desplazado desde Andalucía expresamente para acudir, mientras que Iceta, que por la mañana ha ofrecido una conferencia en Madrid en la que ha admitido no saber que se presentaba este libro, ha optado por acercarse un rato, pese a no estar invitado.

Y así, los cámaras han podido tomar una de las imágenes más esperadas desde que hace tres semanas se tensaran las relaciones entre el PSOE y el PSC a cuenta de la investidura de Mariano Rajoy: la de Díaz e Iceta intercambiando confidencias. Los dos dirigentes socialistas se han dado dos besos y han charlado durante unos minutos, entre una nube de cámaras y periodistas. Aunque de las palabras que se han dedicado se podía interpretar que se habían emplazado a seguir hablando, Iceta se ha limitado después a explicar que Díaz había estado muy cariñosa. Según han informado a Europa Press fuentes socialistas, Iceta y Díaz quedaron en verse con más calma este jueves tras el Pleno del Parlamento andaluz, con sesión de control al gobierno de la socialista.

Han sido apenas unos minutos y no ha trascendido el contenido de la conversación, como tampoco se sabe de qué han hablado más largo y tendido Iceta y Rubalcaba después. Eso sí, el exvicepresidente del Gobierno ha hecho gala de su experiencia ante la prensa y ha conseguido colocarse de espaldas, para que ni siquiera se pudiera luego leer en sus labios.

Además de los citados, se ha podido ver a algunos socialistas vascos, entre ellos el ex presidente del Congreso Patxi López, así como a otro de sus compañeros en ese mismo cargo, el castellanomanchego José Bono. Durante la presentación del libro, Rubalcaba ha explicado que en sus páginas se describe lo difícil que es llegar a la primera línea de la política, si bien ha aportado su propia opinión a este respecto: «Lo verdaderamente difícil es abandonarla». Cree Rubalcaba que llegar es «complicado», pero que irse es «complicadísimo», en un mensaje que algunos de los asistentes se han preguntado si estaba dirigido a su sucesor en Ferraz, el dimitido Pedro Sánchez, que ha anunciado su regreso a primera línea política en un acto este fin de semana en una localidad valenciana.

Antes, en un desayuno, Iceta ha dicho que no es «muy partidario» de modificar el protocolo de unidad que rige las relaciones con el PSOE desde 1978, si no es para mejorarlo sustancialmente. «Lo que funciona, no lo toques», ha subrayado Iceta, reacio a que los socialistas catalanes salgan de los órganos federales y establezcan una relación «confederal» con el PSOE. Aunque ha admitido que existe tirantez entre los dos partidos hermanos, Iceta ha mostrado su perfil conciliador y también bromista: «Últimamente no salgo de casa sin el protocolo y sin la declaración de Granada, si no me parece que salgo desnudo».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Miquel Iceta y Susana Díaz se encuentran por primera vez desde la crisis PSOE-PSC