Merkel abre la batalla por la reelección con un alegato contra los populismos

Patricia Baelo BERLÍN / E. LA VOZ

ACTUALIDAD

JOHN MACDOUGALL | AFP

La canciller critica a Donald Trump por retirarse del acuerdo comercial transpacífico

24 nov 2016 . Actualizado a las 07:48 h.

Tal y como reconoció la propia Angela Merkel, la campaña para las elecciones del 2017 será la más complicada desde la reunificación alemana. Por eso, solo dos días después de anunciar que luchará por un cuarto mandato, la dama de hierro ya se ha puesto manos a la obra, consciente de que su estrategia evasiva ha dejado de surtirle efecto para frenar a la xenófoba AfD, la nueva bestia negra del tablero político alemán, que en un año podría convertirse en la tercera o incluso la segunda fuerza más votada de un país que aún no ha cerrado del todo las heridas del nazismo.

«Debemos decirles a los alemanes que nunca les ha ido mejor que ahora», subrayó ayer la canciller, al tiempo que recordaba la buena salud económica de la que goza la locomotora europea y advirtiendo a sus compatriotas de no sucumbir al populismo, que ofrece soluciones fáciles a problemas globales y complicados explotando la desinformación.

Durante su primera comparecencia pública tras confirmar su candidatura, que tuvo lugar en el Bundestag con motivo del debate presupuestario, Merkel hizo mención al auge de «los extremismos políticos en las democracias occidentales» en general, refiriéndose al voto de los británicos para aprobar la salida del Reino Unido de la Unión Europea y, sobre todo, a la victoria de Donald Trump como nuevo presidente de Estados Unidos. Aunque dijo comprender el miedo de los ciudadanos ante el nuevo orden mundial, la jefa de la gran coalición apostó por responder a los retos de manera conjunta y abierta, desde los valores liberales de la justicia social y la economía de mercado, en lugar de encerrarse, como hacen sus vecinos al otro lado del charco. Así, mostró su descontento por la decisión de Trump de retirarse del Tratado de Asociación Transpacífico (TPP). «No sé a quién beneficiará. Solo sé una cosa: seguirá habiendo acuerdos comerciales y no cumplirán los estándares de este», argumentó la mandataria.