Theresa May advierte que echará a la calle a los ministros que hagan filtraciones del «brexit»

La conservadora habría ordenado a los jefes de seguridad que controlen los teléfonos móviles y los registros del correo electrónico de cualquier persona sospechosa


londres / corresponsal

La negociación del brexit destaca por su hermetismo y así quiere la primera ministra británica, Theresa May, que siga siendo, por lo que amenazó con despedir a aquellos ministros y funcionarios que filtren a la prensa información sobre la negociación. Según el Daily on Sunday, uno de los diarios más fervientes partidarios del brexit, la conservadora habría ordenado a los jefes de seguridad que controlen los teléfonos móviles y los registros del correo electrónico de cualquier persona sospechosa de revelar divisiones o secretos del Gobierno. Aunque no exista ninguna amenaza para la seguridad nacional, los que filtren esos datos serán «despedidos», una medida draconiana con la que comparan el rígido control de May como primera ministra con el que ejerció cuando era titular de la cartera de Interior. 

Además, la prensa británica, citando fuentes de Whitehall, apunta a que el ministro del brexit, David Davis, y el de Hacienda, Philip Hammond, son ahora aliados para evitar que Londres opte por una salida dura del bloque común. En otro frente se encuentran el responsable de Comercio, Liam Fox, y el de Exteriores, Boris Johnson, quienes no ven con buenos ojos la posibilidad de que Londres pague a Bruselas por tener acceso al mercado único, tal y como explicó Davis durante su intervención parlamentaria la semana pasada. 

Mientras, la reciente derrota conservadora en las elecciones por la circunscripción de Richmond ha servido para que un grupo de diputados tories adviertan a May de que, si finalmente se decanta por un brexit duro, perderá el voto del electorado conservador moderado y podría perder las próximas elecciones. «Debe ser una llamada de atención para el partido», dicen los diputados, resaltando cómo un grupo de votantes apoyaron la permanencia en la Unión Europea y no quieren que su partido pase a ser «una versión ligera del UKIP». Esta semana el brexit se enfrenta a una decisión importante, pues once jueces del Tribunal Supremo británico inician desde hoy y hasta el jueves el análisis del recurso presentado por el Gobierno de May contra un dictamen anterior que obliga a que el Parlamento consulte la negociación del brexit antes de ponerlo en marcha. Por el momento, el Supremo trata de defender su papel imparcial.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Theresa May advierte que echará a la calle a los ministros que hagan filtraciones del «brexit»