Los «billonarios» mexicanos ponen su punto de mira en Asturias

El caso más conocido es el de Carlos Slim, pero son varios los empresarios del país americano que han realizado grandes inversiones en el Principado

Antonio Suárez recibe el premio
Antonio Suárez recibe el premio

Redacción

Son mexicanos, multimillonarios y han puesto su punto de mira en el Principado como una opción más para incrementar sus fortunas. Alguno de ellos tiene ascendencia asturiana y, entre todos, ocupan sectores tan diversos como el bancario, el naval, el turístico, la construcción o los deportes. El caso es más conocido es el de Carlos Slim, máximo accionista del Real Oviedo a través del grupo Carso, pero no es el único. Otros empresarios de éxito en el país americano como Gustavo Tomé, Ernesto Tinajero, Antonio Suárez, Antonio del Valle, Tomás Álvarez o la familia Arango, entre otros, también han invertido en proyectos en el Principado. A ellos hay que sumar otros nombres de magnates mexicanos que están vinculados a Asturias a través del Archivo de Indianos y el Museo de la Emigración en Colunga.

La repercusión del mundo del fútbol es la que hace que el caso más conocido sea el de Carlos Slim, uno de los hombre más ricos del mundo según la revista Forbes y que a finales de 2012 compró el Real Oviedo cuando el club carbayón estaba al borde de la desaparición. Su yerno, Arturo Elias, a través del grupo Carso, reconoció públicamente después del ascenso del equipo a segunda división que por aquel entonces ni sabia ubicar la capital del Principado, pero que la movilización de la afición y su repercusión mundial le habían hecho invertir. Cosas de la globalización. Desde entonces, ha invertido 11,6 millones: 2 para entrar en el accionariado y otros 9,6 millones en calidad de préstamos transformados en acciones en estos dos últimos años. Ahora se especula con la posibilidad de una nueva ampliación de capital en la que el mexicano estaría dispuesto a poner más dinero.

De la mano de Slim también ha llegado a Asturias Enrique Peña Nieto, presidente de INTERprotección, grupo mexicano de empresas especializadas en corretaje de seguros, reaseguro y fianzas que, de la mano de Carso, ha firmado un acuerdo de patrocinio con el Real Oviedo para las dos próximas temporadas. No han trascendido cifras de la cantidad que abonará al club carbayón, pero es un prueba más de que Slim apuesta por un proyecto a medio-largo plazo en la capital.

La embajadora de México en España, Roberta Lajous, destaca la buena impresión que los mexicanos tienen de Asturias. Entre las causas de las buenas relaciones destaca los orígenes de alguno de estos empresarios y las oportunidades de negocio que ofrece la región. En su opinión, «es un orgullo para México» que en Asturias se reconozca la figura de estas personas. 

Antonio del Valle

El asturmexicano Antonio del Valle ha sido el último empresario del país americano en ser noticia en España. Su familia controla el 4,25% del Popular y, cansado de la pérdida de valor de sus acciones, ha liderado un frente para destituir al antiguo presidente, Ángel Ron. Del Valle desciende de una familia de emigrantes asturianos, de Cangas de Onís, afincados en México desde principios del siglo XX. Nacido en 1938 y padre de 5 hijos, su fortuna supera los 4.000 millones de euros y es una de las diez personas más ricas de su país. Comenzó a trabajar con 15 años en una empresa textil de la familia llamada El Asturiano, aunque el primer negocio que emprendió fue en 1974 en el sector bancario junto a un grupo de socios. Tras alcanzar el éxito en numerosos negocios, en 2015 desembarcó en España y junto a un grupo de inversores mexicanos desembolsó 450 millones para hacerse con el 6% de las participaciones del banco. Después del ERE que la entidad ha pactado con los sindicatos, el Popuar tiene en Asturias 31 oficinas y emplea a unas 180 personas.

Antonio Suárez

Nacido en Oviedo en 1942, aunque residente desde niño en Gijón, Antonio Suárez es el presidente y mayor accionista de Grupo Marítimo Industrial, uno de los conglomerados pesquero-industriales más importantes de América. Conocido como «el Rey del Atún», en los últimos años ha destacado por su importante apuesta inversora en Asturias, con la contratación de varios buques a los astilleros Armón, que permitieron la reapertura de la antigua factoría de Juliana en Gijón, o por la adquisición a Mivisa de plancha de hojalata para fabricar 400 millones de latas de conserva al año.

Ernesto Tinajero

La antigua Cajastur, ahora Liberbank, también tiene interés para los empresarios mexicanos. Ernesto Tinajero entró en el capital del banco asturiano en 2014 y desde entonces ha incrementado su presencia de forma paulatina hasta convertirse en el inversor privado más relevante de la entidad. El empresario mexicano, que es vocal del consejo desde abril del pasado año, posee el 7,569%, lo que le convierte en el consejero con más títulos y el tercero después de la Fundación Bancaria Caja de Ahorros de Asturias -antes CajAstur- con el 45,62% y su homóloga de Caja de Extremadura (9,022%).

Está especializado en negocios bancarios, aunque junto a otros socios también tiene más negocios. Por ejemplo, es el propietario del equipo de fútbol Los Rayos de Nexaca y previamente fue propietario de los Tiburones Rojos de Veracruz.

Gustavo Tomé

Junto a Tinajero, es el otro inversor mexicano en Liberbank. Es ingeniero de carrera, su familia procede de la industria textil, pero en México se le conoce por sus negocios en banca y controla el fondo de capital riesgo Nemesis, que se centra en los centros comerciales y las viviendas de lujo. En Liberbank entró a través del fondo de capital Davinci Capital, que también es propietario del fabricante de placas solares Solarcell y de Redi Plastics, la principal embotelladora mexicana.

 Tomás Álvarez

Nacido en México pero descendiente de asturianos (de Cabrales) en los últimos años está invirtiendo en Asturias de la mano de su socio Antón Puente. Sus negocios en la región se centran proyectos hoteleros y hosteleros. A través del grupo Nature, cuenta con el Hotel Los Lagos en Cangas de Onís, el Gran Hotel Pelayo del Real Sitio de Covadonga, Hotel Oviedo Nature, en Oviedo y es el impulsor de PuebloAstur, en Parres, un complejo turístico de 5 estrellas frente al macizo central de Picos de Europa.

Juan Antonio Pérez Simón

Nacó en Llanes en 1941, pero con solo cinco años emigró a México. Se hizo rico con los negocios de las telecomunicaciones y posee una de las bibliotecas privadas más grandes de México y una colección de más de 3000 pinturas, incluyendo obras de Dalí, Goya, El Greco, Rubens, Van Gogh y Monet. Sus negocios en Asturias se han centrado en la construcción. Entre otros, su grupo se interesó por la ampliación del hotel Kaype, en Barru, y en la construcción de un apartotel, para lo que tenían presupuestada una inversión de 10 millones. También es socio de Carlos Slim en el grupo Carso.

Familia Arango

La familia Arango, originaria de Salas, es la propietaria de la cadena de restaurantes VIPS, propietaria de las cafeterías Starbucks. A principios de la década de 2000 vendió parte de su negocio a Goldman Sachs, aunque finalmente recompró su participación en 2016. El grupo gestiona unos 350 establecimientos en toda España, alguno de ellos en Asturias.

Comentarios

Los «billonarios» mexicanos ponen su punto de mira en Asturias