Plan Juncker, ¿éxito o fracaso?

Cristina Porteiro
Cristina Porteiro BRUSELAS / CORRESPONSAL

ACTUALIDAD

Pilar Canicoba

Informes independientes cuestionan el impacto real del programa de inversiones

12 dic 2016 . Actualizado a las 07:46 h.

La UE sigue apostando por el Plan Juncker. El mágico y bíblico programa europeo que convierte un euro en quince se prolongará hasta el 2020. Lo decidieron la semana pasada los 28 ministros de Economía, que han dado vía a libre al Ejecutivo comunitario para tratar de movilizar hasta 500.000 millones de euros en la economía real.

La Comisión Europea (CE) está segura de que el programa de inversiones estratégicas atrae al capital privado y desatasca el crédito. «El Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas (FEIE) está dando sus frutos, funciona según lo planeado», aseguró recientemente el comisario de Crecimiento, Empleo e Inversión, Jyrki Katainen, para atajar el murmullo de dudas y críticas que emergen entre expertos y analistas.

El finlandés saca pecho. Según sus cálculos, la criatura diseñada en los cuarteles de Bruselas ha conseguido movilizar en dos años 140.000 millones de euros de los 315.000 (2 % PIB de la UE) previstos hasta finales del 2017. Y eso disponiendo en la cartera de tan solo 21.000 millones de euros en garantías de préstamo. Hasta aquí la versión oficial. La cifra, sin embargo, solo consigue cubrir un tercio de la brecha anual de inversión de la UE (en torno a los 270.000 y 330.000 millones) y los proyectos a los que se les ha concedido apoyo financiero tienen un valor estratégico cuestionable.