Zapatero lanza en Jaén la candidatura de Susana Díaz al liderazgo del PSOE

La dirigente autonómica guardó, como siempre, la ropa y evitó pronunciar palabras excesivamente comprometedoras sobre sus planes de futuro


madrid / colpisa

El mismo día en el que se conoció, hace casi un mes, que el PSOE andaluz preparaba un gran acto para el 16 de diciembre empezó a correr en las federaciones socialistas el rumor de que la presidenta de la Junta aprovecharía para lanzar su candidatura, si no oficialmente, sí de manera simbólica, a la secretaría general del partido. Y algo así ocurrió ayer en Jaén. La dirigente autonómica guardó, como siempre, la ropa y evitó pronunciar palabras excesivamente comprometedoras sobre sus planes de futuro, pero José Luis Rodríguez Zapatero fue menos discreto. «En la vida no se puede perder la elegancia, pero lo que sí se puede perder es la timidez, y yo -dijo el expresidente del Gobierno- deseo expresar todo mi afecto, todo mi cariño y todo mi apoyo a Susana Díaz». No hizo falta mucho más. Sobre todo porque a nadie se le escapa en el PSOE que el ex secretario general apuesta sin ambages por la presidenta de Andalucía como líder. «La fuerza del PSOE y la fuerza de ganar la representan Susana Díaz y Andalucía», llegó a decir también.

En el entorno de Díaz defienden que el acto de ayer solo tenía como objeto reivindicar la historia del PSOE y conmemorar los diez años de vigencia de la ley de dependencia aprobada por el Ejecutivo de Zapatero. Pero, sea como fuere, la cita -que reunió a unas 3.000 personas, según fuentes socialistas- sirvió de excusa para que Díaz volviera a hacer, de facto, el discurso de una número uno del partido. Algo que se repetirá hoy en la clausura del Comité del Mediterráneo de la Internacional Socialista en el que el PSOE ejerce como anfitrión, en Málaga.

Estaba previsto que en ese otro cónclave interviniera el presidente de la gestora, Javier Fernández, pero finalmente no será así. Los críticos ironizan con que tanto monta porque, en realidad, siempre la han situado a la cabeza del órgano interino que dirige el PSOE desde el pasado 1 de octubre con Mario Jiménez, uno de sus principales hombres de confianza, como responsable de organización, esto es, del mantenimiento del orden interno.

Díaz no defendió abiertamente la decisión de dejar gobernar a Mariano Rajoy que tanta división generó en su partido, algo que sí hizo Zapatero, pero sacó pecho por la «oposición útil» que está desempeñando su partido e incluso se atrevió a asegurar que el PSOE ya «se ha levantado» y «está fuerte». «Hoy podemos mirar a los ojos a los niños y decirles que se acabaron las reválidas que segregaban. Y podemos mirar a los ojos a miles de trabajadores que han recibido la subida del 8 % en el salario mínimo», presumió.

Comentarios

Zapatero lanza en Jaén la candidatura de Susana Díaz al liderazgo del PSOE