Ikea pagará 48 millones a los padres de tres niños aplastados por una cómoda

El mueble se vende en España con la advertencia de que debe ser sujetado a la pared

La cómoda Malm La cómoda Malm

Redacción / La Voz

Ikea pagará 48 millones de euros a las familias de tres niños de Estados Unidos que fallecieron cuando intentaban trepar a las cómodas del modelo Malm suministradas por la compañía sueca y que les cayeron encima porque no estaban sujetas a la pared. Los tres pequeños tenían menos de dos años. Este es el acuerdo amistoso al que llegó la empresa con los padres, un compromiso que también incluye el pago de 144.000 euros a repartir entre tres hospitales infantiles y otro de 96.000 euros para la Fundación Shane’s, que se dedica a la seguridad de los niños.

La compañía ya había retirado del mercado en julio pasado, tras una negociación con la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo 29 millones de unidades del mismo modelo, a los que hay que sumar otros 6,6 millones que también se apartaron en Canadá y los 1,3 en China.

La agencia estadounidense de seguridad también advirtió que este tipo de muebles son inestables cuando no están fijados a la pared, por lo que «presentan un riesgo importante de balanceo que puede llevar a la muerte o a heridas graves en los niños». La compañía ha eludido entrar a valorar el pacto amistoso al que llegó con las familias. «Las partes implicadas han llegado a un acuerdo, pero todavía no ha sido aprobado por el tribunal. Hasta entonces, no estamos en disposición de hacer valoraciones al respecto», según explicaron fuentes de Ikea en España.

Los aparadores de la línea Malm son los que causaron las muertes, al volcar encima de los pequeños. Las dos primeras ocurrieron en el 2014, cuando fallecieron un niño de Pennsylvania y otro de Washington. Tras estas dos tragedias Ikea lanzó las recomendaciones de anclar bien el producto a la pared. Sin embargo, las advertencias del fabricante no evitaron que este mismo año otro niño pereciera por el mismo motivo.

Además de la muerte de los tres niños, en Estados Unidos se han identificado otros 40 accidentes relacionados con el volcado de la cómoda, que afectaron fundamentalmente a pequeños de entre 2 y 10 años. Los últimos datos también indican otra muerte que ocurrió en septiembre y que presuntamente estaría relacionada con la caída de la cómoda. La víctima también fue un niño.

Tampoco esta es la primera vez en que Ikea indemniza a la familia de una víctima. En el 2008 pagó dos millones de euros a los padres de una niña de 3 años que murió aplastada por una cómoda. Y no solo en Estados Unidos, ya que una abuela británica recibió una compensación de algo más de 4.000 euros por las lesiones que sufrió después de que tuviese que actuar como escudo humano para proteger a su nieto en el momento en que se le estaba cayendo un mueble encima. Este suceso, sin embargo, no ocurrió en un hogar, sino en una tienda de la multinacional sueca. 

Advertencia del riesgo

Los muebles Malm se siguen vendiendo en España, donde hasta el momento no se ha detectado ningún incidente relacionado con el producto. De hecho, en las instrucciones de montaje de la cómoda se advierte claramente que «pueden producirse lesiones graves o fatales si vuelca el mueble», por lo que para evitar este tipo de situaciones «debe fijarse permanentemente a la pared». En el producto no se incluyen los dispositivos de fijación porque «los diferentes materiales de pared requieren diferentes tipos de herrajes de fijación». Por este motivo se recomienda pedir consejo en las ferreterías habituales.

Tags
Comentarios

Ikea pagará 48 millones a los padres de tres niños aplastados por una cómoda