Felipe VI elige su despacho en Zarzuela

Ha aparecido en su lugar de trabajo, con los objetos que lo rodean a diario


Madrid

Felipe VI ha vuelto a escoger el Palacio de la Zarzuela, y en concreto su despacho oficial, como escenario para el tradicional mensaje de Nochebuena, después de que el pasado año optara por hacerlo por primera vez en el Palacio Real. En su tercera alocución navideña desde que fue proclamado Rey en junio de 2014, don Felipe se ha dirigido a los españoles desde Zarzuela, aunque en vez de en la sala que eligió aquel año, lo ha querido hacer en su espacio de trabajo habitual.

El jefe del Estado ha imitado a su padre, Juan Carlos, que en 2012 optó por el mismo decorado, cuando en su última etapa, lo había hecho habitualmente en el salón de audiencias del palacio. Después de un año en el que llegó a celebrar hasta cinco rondas de consultas con los partidos para intentar formar gobierno, don Felipe ha aparecido en su lugar de trabajo con los objetos y documentos que le rodean a diario.

Con traje gris marengo, camisa blanca y corbata en tono rosa, el Rey ha pronunciado el mensaje sentado, con las piernas cruzadas, delante de la mesa y junto a una gran planta de flor de pascua roja situada sobre la alfombra para reflejar el ambiente navideño. Don Felipe también ha mostrado a su espalda la bandera nacional y la de la UE, que no apareció en sus dos mensajes anteriores.

Del mismo modo, ha resaltado el cuadro que preside el despacho, una tela pintada por Mengs de Carlos III, uno de los monarcas más admirados por Felipe VI del que este año se ha cumplido el tercer centenario de su nacimiento (1716-1788). Don Juan Carlos tenía como retrato principal uno del joven infante Felipe de Borbón, fundador de la dinastía Borbón-Parma, pero, cuando subió al trono, su hijo lo cambió por el del rey ilustrado.

El mensaje navideño ha permitido volver a observar algunos de los objetos que don Felipe tiene sobre su bufete, de estilo neoclásico, que es el mismo que utilizó su padre durante su reinado. Entre ellos, un abrecartas, una antigua brújula náutica, una lupa y un cubilete con bolígrafos y rotuladores, además de un par de montones de documentos y carpetas y dos fotografías, una con sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía.

Mientras, en la biblioteca se ha visto cinco fotos: una de familia con la reina Letizia; del día de la proclamación saludando desde el balcón del Palacio Real; de cuando cumplió 18 años y juró la Constitución junto a su padre y otra solo de don Juan Carlos con una dedicatoria. La quinta es una imagen de los reyes eméritos en la boda de la infanta Elena. De entre los artículos de la librería, destaca la pequeña reproducción de la Copa del Mundo de fútbol que España ganó en 2010 en Sudáfrica. Entre los libros y enciclopedias, se ve el diccionario de la Real Academia de la Lengua y un volumen sobre «Marca España».

Al margen de la flor de pascua, el otro adorno navideño que ha formado parte del decorado, aunque en un segundo plano, ha sido un belén de tres figuras ubicado en la repisa inferior de la estantería.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Felipe VI elige su despacho en Zarzuela