Los 198 refugiados llegados ayer a España desde Grecia serán repartidos por 15 provincias

Está formado por 65 hombres, 49 mujeres y 84 menores de edad, en su mayoría de nacionalidad siria


redacción / la voz

Un total de 198 refugiados llegaron ayer a Madrid procedentes de Grecia en el marco del programa europeo que obliga a España a acoger en dos años a casi 18.000 desplazados de países en guerra como Siria o Irak. Serán repartidos en un total de 15 provincias, donde vivirán mientras se resuelven sus peticiones de asilo. Este es el grupo más numeroso que España ha recibido hasta ahora. Está formado por 65 hombres, 49 mujeres y 84 menores de edad, según el Ministerio de Interior. La mayoría son de nacionalidad siria, 144. Otros 52 proceden de Irak y hay un eritreo y un iraní.

En total, España ha acogido desde el inicio del programa europeo a 898 solicitantes de protección internacional. Hasta ahora, sin embargo, habían llegado en pequeños grupos. En los próximos diez meses, el país tiene que recibir a los casi 16.500 refugiados que le faltan para completar el cupo pactado con la Unión Europea. La mayoría están en Grecia e Italia (15.279) y el resto, 1.160, espera en campos de reasentamiento del Líbano y Turquía.

Dos años de espera

Los solicitantes de asilo y refugio deben esperar una media de dos años para saber si se les concede el estatuto de refugiado, y mientras tanto, entran en el sistema de acogida. Durante los primeros seis a nueve meses el sistema cubre su alojamiento, comidas y formación; a partir de ahí, ya con autorización de trabajo desde los seis meses, reciben ayudas económicas para el alquiler y manutención.

Y hay una tercera fase, o etapa de autonomía, en la que ya pueden generar sus propios ingresos y reciben ayudas puntuales además de mantener el asesoramiento para los trámites de documentaciones.

Al margen de los programas de acogida europeos, son muchos los refugiados que de forma autónoma llaman cada día a la puerta de España para pedir asilo. En el 2015 lo hicieron más de 14.000.

Pero estar ya en España no garantiza la protección internacional. En el 2015, solo se concedió asilo a tres de cada diez personas que lo pidieron. Al 68,5 % se les notificó el rechazo y un plazo de quince días para abandonar el país.

El afán de algunos activistas por ayudar a los que huyen de las guerras les lleva a poner en riesgo su propia libertad. Es el caso de dos españoles que en la noche del martes fueron arrestados en el puerto griego de Igumenitsa cuando trataban de trasladar a ocho refugiados ocultos en su caravana y se disponían a subir a un ferri hacia Italia. Los detenidos, Mikel Zuloaga y Begoña Huarte, explicaron que su intención era trasladar a los refugiados hasta el País Vasco como parte de una iniciativa solidaria. Ahora están pendientes de comparecer ante un juez. Pueden ser acusados de tráfico de seres humanos.

Comentarios

Los 198 refugiados llegados ayer a España desde Grecia serán repartidos por 15 provincias