Esta Nochevieja tendrá un segundo de más

EFE

ACTUALIDAD

Emilio Naranjo | EFE

El segundo «extra» se añadirá a las 23 horas, 59 minutos y 59 segundos

30 dic 2016 . Actualizado a las 01:42 h.

La invención de los relojes atómicos hace más de 50 años ha permitido una medición del tiempo extremadamente precisa, pero hay otro patrón para medirlo, la rotación de la Tierra. Uno y otro no siempre están sicronizados, por eso de vez en cuando hay que añadir un segundo a un día, como esta Nochevieja. El último minuto del 31 de diciembre tendrá 61 segundos para compensar las pequeñas variaciones en la duración del día que se van acumulando y producen un desfase entre el tiempo en el que se basan los relojes -atómico- y el período de rotación de la Tierra, que como recuerda Francisco Colomer, del Observatorio Astronómico Nacional (OAN-IGN), no dura 24 horas exactas; «es una aproximación».

El segundo extra se añadirá en todo el mundo el último día del año a las 23:59:59 del Tiempo Universal Coordinado (UTC), tras lo que los relojes marcarán las 23:59:60 y después las 00:00:00 horas. En España peninsular, Ceuta y Melilla, la hora oficial es UTC+1h, por lo que dicho cambio ocurrirá a la una de la madrugada del 1 de enero. Sin embargo, en Canarias, donde la hora oficial y el Tiempo Universal Coordinado coinciden, el cambio será justo en el momento de comer las uvas: en las Islas Canarias la Nochevieja llegará un segundo más tarde, explica Colomer.

Este segundo más que se añade se denomina «segundo intercalar» y es el Servicio Internacional de la Rotación Terrestre, con sede en París, el que decide y publica el día que va a tener segundo adicional. Esto lo hace gracias a la información que se envía desde distintos observatorios, como los del Instituto Geográfico Nacional (IGN), Ministerio de Fomento. La rotación terrestre no dura 24 horas exactas, sino que hay minúsculas variaciones de la duración del día que se producen porque la Tierra no es un sólido rígido, sino que su rotación se ve afectada por el acoplamiento del núcleo, manto líquido, océanos u atmósfera. Esta rotación se mide diariamente desde los telescopios del IGN -con observaciones radioastronómicas con técnicas de interferometría de muy larga base-, que cada día envía los datos al centro de París.