Las diez preguntas que debe responder el 2017

El 2016 pasó a la historia. Fue el año de la posverdad. De las conmociones mundiales provocadas por las sorpresas en elecciones y en referendos. De Donald Trump y el Bréxit. Ahora llega el 2017. Arranca bajo la alargada sombra de incertidumbre que le lega su predecesor. Y con la obligación de responder a todas las preguntas que surgieron a lo largo de los últimos doce meses

Donald Trump y Nigel Farage en la Trump Tower de Nueva York
Donald Trump y Nigel Farage en la Trump Tower de Nueva York

1. ¿Volveremos a votar «peligrosamente»?

Alguien definió, con mucho acierto, al 2016 como «el año que votamos peligrosamente». La estabilidad mundial quedó comprometida con los sorprendentes resultados del bréxit y las elecciones en Estados Unidos. Y la regional, en menor medida, con el rechazo al acuerdo de paz en Colombia.

El populismo tiene fortuna en las urnas. Y el calendario electoral del 2017 viene cargado de citas. La primera a tener en cuenta es la de las elecciones francesas. En abril se celebra la primera vuelta de unas presidenciales en las que tendrá gran protagonismo la ultraderechista Marine Le Pen. La lideresa del Frente Nacional es la gran favorita de las encuestas. Y enfrente probablemente tendrá al muy conservador François Fillon. Si gana ella, el mundo volverá a temblar. Y crujirán los ya dañados pilares de la UE.

Hay otras convocatorias electorales, pero otra de las que pueden definir cómo la historia juzgará al 2017 tendrá lugar en Alemania. Merkel aspira a la reelección, pero su figura ha sido erosionada por las tensiones populistas desatadas tras la crisis de los refugiados. La emergencia de nuevos partidos xenófobos en el motor de la economía europea puede provocar un nuevo foco de inestabilidad. Y comprometer el equilibrio geopolítico en el centro y el este de Europa, amenazado por las políticas expansivas rusas.

 2. Año I de la era Trump. ¿Se volverá el mundo más peligroso con un «hombre loco» en la Casa Blanca?

El resultado de las elecciones americanas supuso un sobresalto. Tras presentarse como candidato antisistema y batir a los dos partidos tradicionales, el republicano (el suyo, que no lo quería) y el demócrata, el magnate Donald Trump rompió pronóstico tras pronóstico para convertirse en sucesor de Obama en la Casa Blanca y hombre del año. ¿Podrá cumplir sus promesas? ¿Romperá los acuerdos multilaterales que comprometen a Estados Unidos en política de seguridad, medioambiente o comercio? El tiempo lo dirá, pero de momento el magnate ya ha aprovechado su reputación de hombre poco predecible irrespetuoso con los usos y costumbres de la política internacional para poner en marcha «la teoría del hombre loco» de Richard Nixon para intimidar a sus rivales y provocar que hagan concesiones.

 3. ¿Se creará un nuevo eje hegemónico Washington-Moscú? ¿Contra China?

La presidencia de Trump oficialmente no comienza hasta el 20 de enero, pero con sus controvertidos mensajes en Twitter y la elección de los miembros de su Gobierno ya ha provocado varios incidentes diplomáticos con China y ha dibujado un nuevo escenario de alianzas: ¿Estamos ante de darle la vuelta al orden internacional y de forjar un eje Washington-Moscú con Pekín como enemigo? Eso tendriá consecuencias. ¿Significa eso el debilitamiento de la OTAN y dar vía libre a Putin en zonas como Oriente Medio (su intervención bélica en Siria ha sido determinante para asentar al régimen de Al Asad) y el este de Europa? ¿Se le abre un nuevo frente a la UE en su frontera este? Aún tiene sin cerrar el del oeste, la inmensa fractura que causó el «brexit».

 4. ¿Cuándo y cómo el Reino Unido dejará la UE?

Fue el 24 de junio cuando saltaron las alarmas. Fallaron todos los pronósticos, encuestas y prospecciones, salvo las de los portales de apuestas. En el referendo del «brexit» los británicos dieron un portazo a la Europa comunitaria. Y causaron un terremoto político. Cayó el premier David Cameron, que jugó con fuego y se quemó con la consulta. Cayó el líder de los ultranacionalistas del UKIP, Nigel Farage. Y se descubrió que los partidarios de salir de la UE no tenían un plan para ejecutar esa arriesgada y costosa maniobra de desconexión.

Es en el 2017 cuando deben establecerse los mecanismos y plazos concretos para que el continente se aleje de las islas. Hay que reestablecer y redibujar las fronteras económicas, sociales y políticas. También hay que ver como encaja Escocia, firme partidaria de permanecer en la UE, en el nuevo escenario. Los nacionalistas han visto en el brexit una gran oportunidad de romper con Londres. Más leña para una caldera a punto de explotar.

 5. ¿Quién se hará con los despojos del «brexit»?

Los Gobiernos de otros países europeos quieren sacar tajada de la nueva situación británica. Miran con ojos golosos a los bancos de la City. Y dibujan posibles incentivos fiscales para quedarse con un trozo de la capital financiera del mundo, nada contenta en principio con un Reino Unido fuera de la UE. Otros analistas recomiendan a los líderes políticos que pujen por otro tesoro, que consideran mucho más valioso, sobre todo a medio y largo plazo, los prestigiosos programas de investigación financiados con fondos comunitarios que tiran del i+d+i británico. La negociación del «brexit» se antoja larga, difícil y conflictiva.

 6. ¿Hasta cuándo durará el Gobierno de Rajoy en España?

No hay ninguna convocatoria prevista para este año en el territorio estatal. Pero sobre la legislatura pende una espada de Damocles. Rajoy gobierna en minoría y con apoyos parlamentarios puntuales. Ha dicho en repetidas ocasiones que quiere agotar la legislatura, pero también arengó -en un aparente desliz- a su partido a prepararse para las próximas elecciones.

Si el PP no logra estabilidad o si ve sus reformas de línea dura (como la laboral) amenazadas, puede dar paso a nuevos comicios en los que supuestamente saldría reforzado a costa de Ciudadanos y del PSOE.

 7. ¿Quién mandará en el PSOE?

Por aritmética parlamentaria, la llave de la gobernabilidad la tienen los socialistas. Y de momento la guarda su gestora, que ha marcado un rumbo tranquilo y tacticista hasta que alguien, posiblemente Susana Díaz, venga a hacerse cargo del partido en un congreso que a estas alturas del año parece muy lejano y que tendrá que esperar previsiblemente al verano. ¿Alguien le disputará el bastón de mando a la baronesa del sur? ¿Tirará el ex secretario general Pedro Sánchez la toalla si el cónclave no se celebra pronto?

 8. ¿Será la legislatura de los pactos? ¿Y de la reforma constitucional?

Sea quién sea, el nuevo líder del PSOE debe tomar una decisión estratégica sobre la política de pactos imprescindible para que la legislatura pueda seguir adelante. Y sobre la relación de los socialistas con sus socios en los diferentes parlamentos autonómicos y grandes ciudades que gobiernan. Ese equilibrio parece difícil de conseguir. Y aún más complicada se antoja la posibilidad de la reforma constitucional que desean los tres partidos principales de la oposición.

Ciudadanos, Podemos y PSOE están de acuerdo en retocar la Carta Magna, pero difieren en el alcance y contenido de esa reforma. ¿Habrá consenso? ¿Y cómo encaja esa posible reforma con el desafío soberanista catalán? Ese es uno de los grandes retos del 2017. Y uno de los elementos que pueden definir la legislatura. 

9. ¿Qué pasará en Galicia con los alcaldes en minoría?

Las dudas sobre la estabilidad política estatal no están presentes en el ámbito autonómico. El PP de Feijoo goza de una holgada mayoría absoluta y no debería tener demasiadas dificultades ante una oposición que atraviesa diferentes momentos de transformación: el PsdeG padece los mismos males que su partido matriz, está dividido y no hay líder; En Marea debe decidir cómo convertirse en una fuerza política consolidada; y el BNG intentara completar su rearme bajo el liderazgo de Ana Pontón.

Pero la estabilidad no está garantizada en las ciudades. Solo hay una con mayoría absoluta, Vigo. El resto han tenido diferentes problemas desde mayo del 2015 para sacar adelante los presupuestos municipales. En algún caso, como Ferrol, el gobierno local cuenta con muy pocos apoyos en la corporación municipal. Tanto en la ciudad departamental como en Ourense planean los fantasmas de posibles mociones de censura.

10. ¿Repetirá posverdad como palabra del año?

En España la Fundeu escogió populismo como la palabra del 2016. Pero para el diccionario Oxford la más adecuada para definir al año que termina fue posverdad. Este concepto alude al peso menguante en la opinión pública de los hechos objetivos y de lo razonable frente a los llamamientos emocionales y las creencias personales. Se puso de moda en España tras la victoria de Donald Trump , pero ya lleva tiempo circulando en el mundo anglosajón. Visto el calendario electoral mundial, hay quién sostiene que puede repetir en el 2017. Y en el 2018. Y en el 2019. Y...

Comentarios

Las diez preguntas que debe responder el 2017