La caída en la llegada de inmigrantes a Alemania concede un respiro a Merkel

El país recibió en 2016 a 280.000 demandantes de asilo, un 68% menos que el año anterior

Reuters

berlín / e. la voz

«Se ha logrado controlar la ola migratoria», se atrevía a asegurar ayer el ministro alemán de Interior, más orgulloso que nunca. Thomas de Maizière ignoraba así a los miles de refugiados que continúan varados en las islas griegas con temperaturas bajo cero y se limitaba a reflejar el alivio que supone para la canciller Angela Merkel la considerable reducción del número de llegadas al país, sobre todo de cara a las elecciones generales del otoño. Alemania recibió en 2016 a 280.000 demandantes de asilo, lo que supone un 68 % menos que el año anterior, cuando la locomotora batió un récord al dar cobijo a 890.000 refugiados.

«Esto demuestra que las medidas que el Gobierno y la Unión Europea han tomado funcionan», declaró De Maizière, en alusión al controvertido acuerdo migratorio firmado en marzo por Bruselas y Turquía, así como al cierre de la ruta de los Balcanes, la principal puerta de entrada al continente por tierra. Ello pese a que la decisión fue adoptada por Austria y los demás implicados sin el visto bueno de Merkel. «La gran caída lamentablemente no significa que en el último año menos personas se viesen obligadas a abandonar sus casas. Uno no se puede hacer ilusiones de que el cierre de fronteras haya solucionado todos los problemas», criticó el líder de La Izquierda, Bernd Riexinger.

De Maizière anunció que en febrero iniciará consultas con los estados federados para incrementar la cifra de repatriaciones forzosas, que alcanzó las 25.000, al tiempo que rechazó las acusaciones de blindaje por parte de las oenegés internacionales y la oposición, al subrayar que Alemania está cumpliendo con su «obligación humanitaria» y es uno de los Estados occidentales que más peticionarios recibe, pese al reto administrativo que supone. De hecho, el número de solicitudes de asilo presentadas en 2016 creció hasta las 745.545, un 36% más en términos interanuales.

Comentarios

La caída en la llegada de inmigrantes a Alemania concede un respiro a Merkel