La ONU exige hacer más para proteger a los refugiados del frío

La ola polar deja en la última semana más de 60 muertos en Europa, muchos de ellos sin techo


redacción / la voz

La ola polar que barre Europa desde hace una semana está matando a refugiados e inmigrantes como consecuencia del frío y la nieve, pero los gobiernos no están haciendo lo suficiente para ayudarlos, denunció ayer el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur). «Los niños son particularmente susceptibles a sufrir enfermedades respiratorias en una época como esta. Se trata de salvar vidas, no de hacer papeleos», sostuvo la portavoz de Unicef en una comparecencia en Ginebra. La situación más extrema se encuentra ahora en Grecia», precisó.

La portavoz de Acnur indicó que hasta ahora se han contabilizado cinco muertes por el frío y que unas 1.000 personas se encuentran en tiendas de campaña y dormitorios sin calefacción en la isla de Samos, por lo que reclamó su traslado a alojamientos en mejores condiciones en la península. En Serbia, cerca del 80 % de los 7.300 refugiados, solicitantes de asilo e inmigrantes, permanecen en refugios con calefacción pero todavía hay 1.200 personas que duermen al raso en Belgrado. La organización de la ONU confirmó que han aparecido los cuerpos de dos iraquíes y una joven somalí cerca de la frontera de Turquía con Bulgaria y que dos adolescentes somalíes han sido hospitalizados por congelaciones tras pasar cinco días en un bosque.

La ola de frío provocó ayer la muerte de dos mujeres, una en Albania y otra en Francia, donde 100.000 hogares estaban sin electricidad en el norte. En total, el mal tiempo provocó la muerte de más de 60 personas desde el fin de semana pasado.

Comentarios

La ONU exige hacer más para proteger a los refugiados del frío