Trump pincha en su puesta de largo

El magnate jurará su cargo con menos público que Obama en el 2013, rodeado de manifestaciones de protesta y con el rechazo de numerosas celebridades


NUEVA YORK / CORRESPONSAL

El próximo viernes, Donald Trump entonará algo así: «Juro solemnemente que ejerceré fielmente el cargo de presidente de EE.UU. y hasta el límite de mi capacidad, preservar, proteger y defender la Constitución».

Trump jurará su cargo sobre la biblia que utilizó Abraham Lincoln hace 156 años, además de otra de su propiedad y regalo de su madre, Mary Anne MacLeod.

Después, el mundo entero escuchará su primer discurso como presidente y sonará el himno, entonado por la joven cantante de 16 años, Jackie Evancho. A la artista, famosa por su participación en el programa America’s Got Talent, se sumarán las actuaciones previas de The Rockettes, el coro The Mormon Tabernacle, Toby Keith y 3 Doors Keith, en el Memorial a Lincoln.

El cartel final se ha ido cerrando entre enormes complicaciones y tras los sonados rechazos de cantantes como Celine Dion, Elton John, Andrea Bocelli, Jennifer Holliday, o los Rolling Stones, que se negaron a que sus nombres quedasen ligados al del neoyorquino.

Así, el magnate verá frustrado su sueño de ofrecer un gran espectáculo. La inauguración será un evento discreto con un desfile de solo 90 minutos, mucho más corto de lo habitual

Llamamiento fallido

A pesar de sus constantes peticiones en Twitter, es probable que Trump tampoco supere la histórica asistencia que obtuvo Obama en el 2009 -1,8 millones de personas-. Tanto es así que las autoridades no esperan a más de un millón. El presidente saliente, por cierto, se irá a Palm Beach el día de autos. Por el contrario, el desencanto ayudará a que el magnate bata otro récord: el de congregar el mayor número de protestas: casi una treintena, cuando lo normal son cinco o seis. Ni siquiera la previsión de un mal día en lo climatológico ha desanimado a los críticos.

Sea como fuere, miles de personas trabajan para que la investidura sea lo más correcta y puntual posible. Así se evidenció durante el ensayo general del pasado domingo, donde se pudo ver cómo los dobles de Donald Trump y Melania se movían del East Front al West Front del Capitolio, para permitir que el staff presidencial se preparase para el gran día.

«Es un honor participar», dijo el sargento Greg Lowery, en su papel de presidente. En el caso de Melania, una Sara Corry vestida de blanco, abrió la veda a las quinielas sobre el vestuario de la futura primera dama. Su espectacular figura permite que la eslovena tenga las credenciales perfectas para cualquier diseñador. Sin embargo, las múltiples polémicas desatadas por su marido han hecho que firmas como Tom Ford, Phillip Lim, o Marc Jacobs, se hayan negado a vestirla. Eso sí, a Melania no le faltan candidatos. Tommy Hilfiger, Dolce&Gabbana, o Carolina Herrera, explicitaron su voluntad para trabajar con la esposa del presidente electo, cuyo vestido acabará expuesto en el Museo Nacional de Historia Estadounidense del Smithsonian.

Twitter retransmitirá la ceremonia y el Canal 24 horas conectará a las 17.00

El juramento de Donald Trump será retransmitido por televisiones de todo el mundo en un evento controlado por el productor jefe de «The Aprentice», el «reality» que lanzó al estrellato al magnate. Cientos de periodistas de todo el mundo están ya en Washington para seguir la investidura, que podrá verse en una programación especial en canales de televisión como CNN o Canal 24 horas. Este último conectará a las cinco de la tarde en directo, media hora antes de la jura. La otra gran novedad de este año será la posibilidad de seguir las imágenes de la ceremonia a través de la red social Twitter, que lleva días anunciando la cita como «un evento histórico de especial relevancia».

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

Trump pincha en su puesta de largo