Díaz, Sánchez y López entran en campaña a cuatro meses de las primarias del PSOE

El ex secretario general desafía a la presidenta andaluza con un acto en Sevilla


madrid / la voz

Solo Patxi López ha dado el paso, pero tanto Susana Díaz como Pedro Sánchez se van a lanzar también a una precampaña que determinará su decisión de presentarse o no a las primarias de mayo, algo que sus respectivos entornos dan por hecho. El ex secretario general ha fijado el sábado 28 de enero como la «primera estación» de su gira por las diversas agrupaciones «para escuchar a quienes no fueron escuchados: los militantes». El hecho de que haya elegido Sevilla supone que está dispuesto a dar batalla a Susana Díaz en su propio feudo. La decisión del exlendakari lo ha obligado a precipitar sus planes y lanzar una señal a los militantes que aún le son fieles.

La presidenta andaluza mantiene la incógnita de si esta vez tratará de asaltar la secretaría general, pero sus movimientos indican que sí lo hará. Al menos está preparando el terreno. Este fin de semana mantendrá varios encuentros con militantes en Castilla y León, con lo que dará inicio a una ronda de visitas por España con el objetivo de testar los ánimos de las bases. El fin de semana siguiente intervendrá junto con Alfredo Pérez Rubalcaba en unas jornadas para conmemorar el 130.º aniversario de la primera agrupación rural del PSOE en España en Alcalá de los Gazules. Significativamente Sánchez, que anunció inicialmente que su encuentro con las bases en Sevilla sería el domingo 29, rectificó en otro tuit anticipándolo un día para no coincidir con el partido de fútbol Betis-Barcelona. De esta forma contraprograma el acto de Díaz, que ya estaba anunciado.

Rubalcaba se aleja de López

La presidenta andaluza cuenta con el respaldo explícito de José Luis Rodríguez Zapatero y todo indica que sumará el de Rubalcaba. En una entrevista radiofónica elogió ayer su «fortaleza política y que gane elecciones» y defendió que pueda compatibilizar la secretaría general del PSOE y la presidencia de la Junta de Andalucía. Al tiempo se desmarcaba de la estrategia de López en aspectos fundamentales. En primer lugar, señaló que el PSOE «nunca» se ha ido del socialismo frente a lo que dijo el expresidente del Congreso, que abogó por volver al mismo. También defendió, al contrario que López, la abstención que permitió gobernar a Mariano Rajoy y la labor de la gestora que preside Javier Fernández. «Les estamos quitando las muelas sin anestesia», afirmó en referencia a la labor de oposición que están haciendo los socialistas en el Congreso. En todo caso, señaló que el día que apoye a algún candidato lo dirá.

Mientras Díaz y Sánchez preparan sus maquinarias, López inicia mañana en Portugalete su campaña. El diputado afirmó ayer que no da por hecho que el ex secretario general vaya a competir para volver a ese puesto y remarcó que comparte con él «muchas ideas y propuestas».

Los apoyos con que cuentan los tres probables candidatos

Susana Díaz y Pedro Sánchez miden los tiempos, sopesan el impacto de la candidatura de Patxi López sobre las primarias y se vigilan mutuamente. La temprana irrupción del exlendakari les ha hecho replantear sus estrategias. El ex secretario general ha respondido con un desafío en toda regla a la presidenta andaluza y dejando claro a López que no es su candidato y que también está dispuesto a competir por la secretaría general. Díaz, por su parte, pone en marcha su maquinaria para captar apoyos. Si finalmente hay un duelo a tres, ¿con qué fuerzas cuentan cada uno?, ¿Cuáles son sus puntos fuertes y débiles? La presidenta andaluza es la que reúne más apoyo orgánico, ya que cuenta con los barones que tienen poder institucional, salvo la balear Francina Armengol, y también le apoyan las figuras históricas, Felipe González, Zapatero y Rubalcaba. Y tiene la ventaja de liderar la federación socialista más numerosa. Sus defensores alegan que ha demostrado que es capaz de ganar elecciones -lo que no han hecho sus dos probables rivales-, aunque en la última encuesta publicada baja siete puntos en Andalucía. Su flanco débil es que tiene a una parte de la militancia en contra, que no le perdonan la operación para echar a Sánchez y facilitar el Gobierno a Rajoy.

 Cambios de bando

López ha captado muchos de los apoyos que tenía Pedro Sánchez, empezando por los barones que estuvieron con el ex secretario general y defendieron el «no es no», pero también de destacados sanchistas como Óscar López, Rafael Simancas y Rodolfo Ares, a los que ha incluido en su equipo de confianza. Sin embargo, está por ver si también logrará recoger el apoyo de los militantes que fueron fieles a Sánchez. La impresión es que su candidatura no les convence. Sánchez no tiene ya ningún respaldo relevante en las estructuras del partido ni el de ninguna figura de peso. Solo cuenta con algunos cuadros medios de perfil bajo, que le han pedido que dé un paso adelante. Uno de ellos, el alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano, dio ayer por hecho que se presentará. La única baza de Sánchez serían los militantes, que son al fin y al cabo los que deciden, pero los líderes regionales tienen capacidad para condicionar el voto.

Comentarios

Díaz, Sánchez y López entran en campaña a cuatro meses de las primarias del PSOE