Iverna McGowan: «Está arremetiendo contra todas las libertades»

La directora de Amnistía Internacional para la UE cree que solo la movilización social puede evitar que se socaven los derechos humanos


bruselas / corresponsal

Los pronósticos se están cumpliendo. Donald Trump ha dado rienda suelta a sus amenazas. La última: retomar los interrogatorios con torturas. Iverna McGowan, directora de Amnistía Internacional para la UE, desconfía del rol de Europa y cree que solo la movilización social puede evitar que se socaven los derechos humanos

-¿Teme que Trump cumpla su amenaza y reinstaure la tortura?

-Por supuesto. Es muy probable. Esta no es la primera vez que somos testigos de las prácticas de tortura practicadas por la Administración estadounidense. El waterboarding y otros tipos de castigos fueron utilizados bajo mandato de Bush, así que claro que la amenaza es muy real.

-¿Hay algún resquicio legal?

-La tortura está completamente prohibida bajo la legislación internacional. No hay excepciones que permitan el uso de métodos de tortura. En Europa nos ampara también la Convención Europea de los Derechos Humanos. En Estados Unidos hay un número de leyes al respecto, pero en la práctica no han evitado que esto ocurra y el peligro continúa. 

-¿Qué consecuencias tendrá?

-Globalmente esto es muy preocupante porque envía un mensaje a otros países. Este paso pone en peligro los avances que hemos logrado para la erradicación de la tortura a lo largo de 30 años en la Convención contra la Tortura de la ONU. Es un desastre.

-¿Restringirá más derechos?

-Sí. Se ciernen amenazas serias sobre los derechos de los inmigrantes y refugiados. También hay maniobras ejecutivas preocupantes contra los derechos de las mujeres. Desafortunadamente, no creo que este paso se restrinja a la tortura, sino que Trump está arremetiendo contra las libertades y los derechos civiles. 

-¿Reaccionará la UE?

-Creo recordar (ironía) que bajo la Administración Bush hubo vuelos fantasma de prisioneros hacia Europa. No se depuraron responsabilidades ni se admitió políticamente que esto pasó, a pesar de que hubo una investigación del Parlamento Europeo, un llamamiento de la Comisión Europea a los Estados miembro y  una serie de sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Por tanto, se corre el riesgo de que vuelva a pasar. Los países de la UE deberían ponerse en pie y apoyar la legislación internacional además de admitir lo ocurrido y tomar medidas para evitar que esto se repita en el futuro. Federica Mogherini habló claramente de su compromiso para erradicar la tortura en el mundo. Algunas de las directrices europeas antitortura deberían fortalecerse. Algunas de las actuales políticas europeas en torno a los migrantes y refugiados son muy peligrosas. Nadie en riesgo vital puede ser devuelto a un país tercero. Debe ser protegido, pero los políticos en la UE buscan devolverlos rápidamente a países calificándolos de seguros. ¡Turquía uno de ellos! Así que, ¿qué tipo de prácticas están minando los esfuerzos globales para erradicar la tortura?

-¿Se le puede parar los pies a Donald Trump?

-Es mejor mantener viva una vela que maldecir la oscuridad. Seguimos trabajando inspirados por la energía de los millones de personas que están tomando las calles para luchar en favor de los derechos humanos. No pararemos hasta que los políticos respeten todos los compromisos que adquirieron bajo el paraguas de los tratados internacionales.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Iverna McGowan: «Está arremetiendo contra todas las libertades»