Los laboristas exigen cancelar la visita de Trump al Reino Unido

Corbyn cuestiona los «horribles ataques a los musulmanes» del nuevo gobierno estadounidense

Jeremy Corbyn, en el Parlamento británico
Jeremy Corbyn, en el Parlamento británico

El líder laborista británico, Jeremy Corbyn, dijo hoy que la visita de Estado de este año del presidente de EE.UU., Donald Trump, al Reino Unido debería ser cancelada hasta que se levante la nueva política migratoria estadounidense.

En unas declaraciones a la cadena ITV, el líder del principal partido de la oposición británica señaló que no está de acuerdo en que se reciba este año al presidente de EE.UU. mientras se producen «estos horribles ataques a los musulmanes».

Trump provocó conmoción al imponer un veto temporal al ingreso a su país de refugiados e inmigrantes de siete naciones con población musulmana (Irak, Siria, Irán, Sudán, Libia, Somalia y Yemen).

La primera ministra británica, Theresa May, invitó el viernes a Trump a visitar el Reino Unido este año, en una fecha aún por concretar, para reunirse con la reina Isabel II.

«¿Es correcto apoyar a alguien que ha utilizado un horrible lenguaje misógeno durante la campaña electoral, horribles ataques contra los musulmanes, y después, por supuesto, la absurda idea de construir un muro entre ellos y su vecino más cercano?», se preguntó el líder laborista, cuya esposa, Laura Álvarez, es mexicana.

«Creo que debemos dejar bien claro que estamos extremadamente preocupados por esto, y creo que sería totalmente equivocado que él venga aquí mientras esta situación continúa», agregó el político.

«No estoy contento de que él venga aquí hasta que esta prohibición sea levantada», insistió.

Antes, el alcalde de Londres, Sadiq Khan, calificó de «vergonzosa» y «cruel» la política migratoria de Trump.

En una crítica declaración colgada en su cuenta Twitter, Khan, el primer musulmán en llegar a la Alcaldía de la capital británica, dijo que las medidas de Trump perjudican «los valores de libertad y tolerancia sobre los que EE.UU. ha sido construido».

El primer edil agregó que la nueva política migratoria perjudica a británicos que tienen doble nacionalidad con los países incluidos en el veto temporal impuesto por Trump.

Hoy, tras regresar May de Turquía, desde la residencia oficial de Downing Street se informó de que la «premier» no estaba de acuerdo con la prohibición temporal impuesta por Trump a la entrada de ciudadanos y refugiados de varios países de mayoría musulmana.

Downing Street emitió esa declaración tras haber recibido críticas, incluso desde posiciones conservadoras, por no haber criticado la decisión adoptada por Trump.

En una rueda de prensa en Turquía, May se había limitado a decir ayer que la política de inmigración de Washington era competencia de ese país.

Comentarios

Los laboristas exigen cancelar la visita de Trump al Reino Unido