La puerta de la UE y el trampolín hacia Oriente Medio

Los vínculos económicos y militares no solo no han dejado de estar presentes enn las relaciones entre España y EE. UU., sino que han ido aumentando


redacción / la voz

Las relaciones entre España y Estados Unidos han tenido en los dos últimos decenios fuertes altibajos en función de las ideologías de los presidentes que a un lado y otro del Atlántico dirigían sus países. Aunque, a decir verdad, los vínculos económicos y militares no solo no han dejado de estar presentes sino que han ido aumentando, independientemente de si republicanos/demócratas o populares o socialistas estaban en la Casa Blanca o en la Moncloa.

Relación política

Los presidentes. En 1997, el demócrata Bill Clinton estuvo en Granada en la cumbre de la OTAN, pero también en Madrid y con los reyes en Palma. Ya era presidente José María Aznar, pero primó la relación con los monarcas. En cambio, en el 2001, el republicano George W. Bush, además de reunirse con Juan Carlos I, se entrevistó con Aznar, con quien fue tejiendo un trato personal hasta que en el 2003, con motivo de la invasión de Irak, el Gobierno español llegó a ser su socio preferente después del Reino Unido (trío de las Azores: Bush, Blair y Aznar). Un año más tarde, ese idilio se truncó con la llegada del socialista Zapatero a la Moncloa, por medidas como la retirada de las tropas de Irak y gestos como no levantarse ante la bandera de EE.UU. en el desfile de las Fuerzas Armadas. Hubo que esperar al 2009 para que con el demócrata Barack Obama en la Casa Blanca Zapatero visitara Washington, y le siguiera el popular Rajoy en el 2014.

Intereses militares

Las bases y la OTAN. La presencia militar estadounidense en España se remonta a 1953, cuando se firmó el acuerdo para el uso de las bases aéreas de Morón (Sevilla), Torrejón y Zaragoza y la naval de Rota (Cádiz). Felipe González forzó una reducción de la presencia de tropas, y en 1992 abandonaron Torrejón y Zaragoza. Actualmente, ambos países comparten las de Rota y Morón, esenciales para Washington debido a su posición estratégica en la ruta hacia Oriente Medio. En la de Cádiz hay cuatro destructores estadounidenses integrados en el escudo antimisiles de la OTAN. Sevilla alberga la Fuerza de Respuesta de Crisis del Cuerpo de Marines, preparada para intervenir en África y en el Mediterráneo, con más de dos mil militares y 26 aeronaves.

Socios comerciales

Balanza. El saldo para España fue negativo en 1.434 millones en el 2015 respecto a EE.UU., sexto destino de la exportación española. Tras la salida del Reino Unido de la UE, a Washington puede interesarle España como puerta de entrada al club europeo. Y es que, de momento, no lo tiene fácil con la Francia socialista de Hollande, ni con la Alemania de una Merkel protectora de refugiados.

Comentarios

La puerta de la UE y el trampolín hacia Oriente Medio