La subida del salario mínimo español, entre las menores de la UE tras la crisis

La horquilla va desde los 235 euros al mes de Bulgaria a los 1.999 que se paga como mínimo a un trabajador en Luxemburgo


madrid / colpisa

La prolongada recesión económica se ha llevado por delante la recuperación del salario mínimo interprofesional (SMI) en España, cuyo importe actual -826 euros al mes- ha crecido un 18 % desde el 2008, una de las peores cifras de la UE, según Eurostat.

Con este ascenso, en el que se incluye la última revisión del 8 % aprobada por el Gobierno, España se sitúa en el vagón de cola con los Estados en los que menos ha crecido esta referencia salarial, como en Francia, donde lo ha hecho un 16 % en ocho años, Reino Unido (13 %), Irlanda (7 %) o Grecia, donde ha caído un 14 %. Sin embargo, otros 13 países acumulan alzas, como varias economías del Este (en Bulgaria ha crecido un 109 % y Rumanía un 99 %), así como en Portugal (31 %) o Luxemburgo (27 %).

Los países de la UE registran enormes diferencias en lo que respecta a su salario mínimo interprofesional. Así, la horquilla va desde los 235 euros al mes de Bulgaria a los 1.999 que se paga como mínimo a un trabajador en Luxemburgo a 1 de enero del 2017, según se refleja en el informe publicado este viernes por Eurostat, que resalta que el salario mínimo más alto en la UE es unas nueve veces mayor que el más bajo. Aunque bien es verdad que esta brecha se reduce hasta un tercio si se tiene en cuenta el poder de compra de cada país, que vuelve a colocar a Luxemburgo en primer lugar y a Bulgaria, en la cola. España se sitúa por encima de la mitad de la tabla, en el octavo puesto (de 22), el décimo si se compara con el poder de compra.

Dejando a un lado a Dinamarca, Italia, Chipre, Austria, Finlandia y Suecia, que no tienen establecido un salario mínimo, los 22 países restantes podrían dividirse en tres grupos.

Otra forma de medir el salario mínimo es cuando se compara con el sueldo mediano (el que divide al número de trabajadores en dos partes iguales: los que lo tienen alto y bajo). De esta forma, solo tres países europeos tienen una retribución mínima que supera el 60 % de la mediana: Portugal (64 %), Francia y Eslovenia (ambos 62 %). Por el contrario, los salarios mínimos eran inferiores a la mitad de los salarios medianos en siete Estados miembros: República Checa (39 %), Estonia (40 %), Irlanda y España (ambos con el 45%), Eslovaquia (46 %), Malta (48 %) y Reino Unido (49 %).

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La subida del salario mínimo español, entre las menores de la UE tras la crisis