Pablo Iglesias prepara el terreno para degradar a Errejón y purgar a sus seguidores

El secretario general deja claro que el papel de los perdedores en Vistalegre II tiene que ser «más discreto»

;
El futuro de Errejón en el aire Iglesias controla el 60 % de la dirección y en el aire queda ahora el cometido de Errejón después de Vistalegre

madrid / la voz

Tras su contundente victoria en Vistalegre II, Pablo Iglesias empieza a preparar el terreno para proceder a la degradación de Íñigo Errejón y a la purga de su equipo. Pero debe hacerlo con cautela tras el claro mensaje de unidad que enviaron las bases en la asamblea ciudadana. «Cuando uno está en minoría, su rol tiene que pasar a ser más discreto», declaró ayer. Es decir, que los errejonistas, con su líder a la cabeza, van a pagar la factura de la rebelión. «Una orquesta tiene que sonar acompasada y en los últimos tiempos sonábamos desacompasados», advirtió en referencia a la discrepancias que ha mantenido con el que fue su número dos. Pero al mismo tiempo añadió que «va a ser una figura política fundamental y seguirá estando «en la primera línea» de Podemos.

La clave es saber si Errejón mantendrá o no los dos importantes cargos que ostenta: la secretaría política y la portavocía en el Congreso. Todo apunta a que no será así. Es seguro que continuará en la ejecutiva, porque lo confirmó ayer Iglesias, pero no como secretario político, puesto que casi con seguridad desaparecerá, sino en otro de mucha menor relevancia. Si quiere formar parte del próximo consejo de coordinación, deberá aceptar un papel secundario. Iglesias cree que si lo mantiene en la dirección ejecutivo podrá justificar que atiende a la exigencia de unidad de las bases.

El secretario de Organización, Pablo Echenique, pasará a ser el número dos en el organigrama, en el que el pronóstico es que Rafael Mayoral, miembro destacado de la guardia pretoriana del secretario general, asuma un papel relevante. El que se mantendrá en el ejecutiva es el errejonista Pablo Bustinduy, a cargo de las relaciones internacionales, a quien Iglesias confirmó ayer.

Lo que parece claro es que Errejón será relevado como portavoz en la Cámara baja. «Se le da bien el Parlamento, le gusta mucho y creo que tiene que tener un papel importante». Pero añadió que hay que feminizar las portavocías, lo que indicaría que será sustituido por una mujer.

Saber ganar y saber perder

La mejor colocada es Irene Montero, actualmente portavoz adjunta en el Congreso, que fue la número dos del equipo de Iglesias en la candidatura y la mujer más votada por las bases. A su favor juega que es una persona de su más absoluta confianza, como atestigua que también es jefa de su gabinete, lo que permitiría que la formación morada hablecon una misma voz. Iglesias señaló que las mujeres deben «aumentar su peso» en el partido y citó a Montero, Sofía Castañón, Noelia Vera y a Rita Maestre, número dos en la lista errejonista, de la que elogió su excelente labor como portavoz en el Ayuntamiento Madrid. A quienes no nombró y apuntan a la puerta de salida del núcleo duro de la dirección es a las errejonistas Auxiliadora Honorato, Ángela Ballester y Tania González.

«Todas las posibilidades están abiertas», dijo el secretario general sobre el futuro de Errejón. Además, insistió en que será el consejo ciudadano el que tome la decisión. Lo cierto es que Iglesias controla totalmente la dirección podemista, que se limitará a confirmar su decisión. En todo caso, quiso lanzar un mensaje de tranquilidad a los errejonistas. «En política hay que saber perder y saber ganar. A nosotros nos toca saber ganar. Eso significa tender la mano a los compañeros que son minoritarios pero que son imprescindibles y los necesitamos trabajando en el proyecto, y además es una orden que nos han dado los inscritos», señaló el líder de Podemos.

El número dos aceptará «lo que venga»

Errejón subrayó ayer que no tiene previsto dar un paso al lado y recalcó que aceptará «lo que venga». «En ningún lado he amenazado con un portazo», dijo y subrayó que nadie le ha pedido que abandone sus cargos y que tampoco se ha planteado dejar la política. También manifestó que seguirá defendiendo sus ideas: «lo haré esté donde esté». Enfatizó que el mandato de Vistalegre II es de «integración» y «pluralidad».

Comentarios

Pablo Iglesias prepara el terreno para degradar a Errejón y purgar a sus seguidores