¿Quiénes son Hazte Oír?

CLÁUDIA MORÁN

ACTUALIDAD

PIERRE-PHILIPPE MARCOU | afp

Nació en el 2001 como un «lobby» provida y profamilia y desde entonces ha protagonizado numerosas campañas contra el aborto o el matrimonio homosexual

03 mar 2017 . Actualizado a las 19:54 h.

La organización Hazte Oír ha protagonizado la polémica de la semana con su autobús contra los niños transexuales. Según afirma en sus redes sociales, el colectivo busca «promover la participación de los ciudadanos en la política» y «afirmar la dignidad de la persona y la importancia de valores como la libertad, la justicia y la solidaridad».

Eso sí, siempre «desde una concepción cristiana del hombre y de la sociedad», a pesar de que se declara una asociación «aconfesional».

Pero, ¿cómo surgió este movimiento y quiénes son las personas que están detrás de él? La primera aparición de Hazte Oír tuvo lugar en el 2001, en el contexto del gobierno de José María Aznar, cuando se dio a conocer como un grupo de presión o lobby provida y profamilia.

Su ideología conservadora llevó a Hazte Oír a protestar en numerosas ocasiones contra el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, concretamente contra la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo, la modificación en la ley del aborto o la introducción de materias de igualdad en los centros educativos, como Educación para la Ciudadanía. 

Poco a poco -y especialmente a partir de la llegada al poder de Zapatero en el 2004-, la organización consiguió aglutinar a cada vez más asistentes a sus actos y campañas y se fue haciendo un hueco en el sector más conservador de la sociedad.

Junto con otros colectivos, Hazte Oír cargó duramente contra el polémico vídeo del fallecido Javier Krahe Cómo cocinar a un Cristo por el que el músico fue juzgado en el 2012 y contra los magistrados del Tribunal Constitucional que aprobaron la legalización de Bildu.

Hazte Oír ejerce un papel muy activo en las redes sociales, especialmente a través de sus cuentas de Twitter (@hazteoir) y de Facebook, donde concentra decenas de miles de seguidores, además de poseer su propio canal de Youtube, que cuenta con más de 8.000 suscriptores. En ellas difunde sus campañas, además de contenidos que cargan, entre otras cuestiones, contra el aborto, el movimiento feminista o el «adoctrinamiento sexual» en los centros educativos. 

A través de la plataforma Citizen Go, liderada por su propio presidente, Ignacio Arsuaga -abogado madrileño abiertamente contrario a la transexualidad y a lo que califica como «una inquisición gay imperante»-, ha lanzado numerosas campañas de recogida de firmas, especialmente contra la publicidad de empresas en la que aparecen representadas parejas homosexuales.