Irlanda del Norte vota abocada a repetir la misma coalición

Las posturas enfrentadas sobre el estatus del país ante la UE y sus relaciones con Londres presagian un difícil pacto


londres / e. la voz

El Partido Democrático Unionista (DUP, por sus siglas en inglés) y el Sinn Féin repitieron en las urnas como las fuerzas más votadas en Irlanda del Norte en las elecciones celebradas ayer, pero la corrupción en las filas del primero y las diferencias entre ambos harán difícil la negociación en la que están obligados a entenderse para formar gobierno.

Estos son los segundos comicios en este territorio en apenas diez meses, forzados por la inesperada dimisión en enero de Martin McGuinness, histórico líder del Sinn Féin. Lo hizo pidiendo la dimisión de la primera ministra norirlandesa y líder del DUP, Arlene Forster, por su presunta implicación en un caso de corrupción en un programa de energías renovables cifrado en unos 600 millones de euros.

Todo apunta a que el DUP perderá el respaldo del electorado por el citado escándalo y que no conseguirá repetir el 29 % de los votos obtenidos en 2016, frente al 24 % obtenidos por el Sinn Féin. En total, concurren a las elecciones cinco partidos políticos, pero el número de miembros de la asamblea legislativa pasa de 108 a 90 para reducir costes.

La Oficina Electoral informó de que la participación parecía ser mejor que la de las elecciones del pasado mayo. «Ha sido constante durante todo el día, sin pausas», explicó un portavoz, quien puntualizó que la hora más activa en los centros electorales era después de la hora del té. En total, 1,2 millones de norirlandeses estaban llamados a las urnas.

En un territorio que votó a favor de seguir en la UE, las diferencias entre los citados partidos en este asunto también son un tema delicado, por lo que pactar la coalición en apenas tres semanas parece complicado. El Sinn Féin pide un referendo para una Irlanda unida y que Irlanda del Norte no salga de la UE, mientras que el DUP es partidario de seguir bajo el paraguas de Londres.

«No queremos que reaparezca otra frontera insuperable», dijo el ministro británico para Irlanda del Norte, James Brokenshire, explicando que desde hace años la gente puede desplazarse a través de una frontera transparente, por lo que hay ningún ánimo «de volver atrás, nuestra ambición es mantenerla».

De no ponerse de acuerdo, Londres pasa automáticamente a tomar las riendas de la situación. El miedo a que las desavenencias políticas afecten a las relaciones de la comunidad obligó a pedir al ex primer ministro norirlandés Peter Robinson que, de darse esta situación, los políticos den un paso atrás y eviten una precipitada destrucción del actual gobierno descentralizado, si bien nadie predice que se vuelvan a las tres décadas de violencia que dejaron 3.600 muertes.

May instará a los Comunes a rechazar la resolución de los Lores sobre los ciudadanos de la UE

Theresa May es partidaria de que el Parlamento apruebe la versión inicial de la ley presentada para activar el brexit, lo que implica rechazar la enmienda respaldada por de la Cámara de los Lores.

La Cámara Alta reclamó al Gobierno que prometiese proteger los derechos de los ciudadanos de la UE residentes en el Reino Unido antes de activar la salida.

El texto volverá ahora a la Cámara Baja, que previsiblemente rechazará los cambios y aprobará la primera versión, la presentada por el Gobierno. Un portavoz de May subrayó este jueves que os diputados «ya votaron el documento en la primera fase, por lo que esperamos que así sea de nuevo, sin cambios».

La Cámara de los Lores aún tiene margen para debatir más cambios el 7 de marzo, antes de que la ley vuelva a los Comunes, previsiblemente en la semana del 13 de marzo. Downing Street mantiene su intención de activar el artículo 50 antes de que acabe el mes.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

Irlanda del Norte vota abocada a repetir la misma coalición