La CIA espió a miles de personas por sus teléfonos y televisores desde el 2013

adriana rey NUEVA YORK / CORRESPONSAL

ACTUALIDAD

PETER NICHOLLS | Reuters

Wikileaks desvela una red de espionaje y alienta las teorías conspiratorias de Trump

08 mar 2017 . Actualizado a las 19:07 h.

Los secretos de la CIA quedaron al descubierto después de que Wikileaks protagonizase la mayor filtración de documentación de la historia de la agencia. ¿Cómo espían? ¿Cuáles son sus herramientas? ¿Quiénes han sido sus objetivos? ¿Qué uso le dan a las nuevas tecnologías? Estos son algunos de los interrogantes que quedan despejados tras la filtración de la plataforma fundada por Julian Assange y que como suele ser habitual, dividirá sus entregas en varios capítulos a través de su portal Vault 7.

El primero se titula Año Cero y contiene 8.761 archivos que detallan cómo la inteligencia de Estados Unidos habría hackeado miles de dispositivos entre los años 2013 y 2016: iPhone, smartphones con sistema Android, ordenadores con Windows, televisores con Internet. Poco o nada se le resistía a esta supuesta red de espionaje centralizada y coordinada desde el centro de Ciberinteligencia de la CIA en Langley.

Dignos de James Bond

La información filtrada detalla una colección digna de cualquier entrega de James Bond en la que cientos de millones de códigos conforman un arsenal de ciberespionaje a través de virus, troyanos y sistemas de malware por control remoto que estarían utilizando hasta 5.000 hackers del Gobierno de EE.UU. de manera no autorizada y que conformarían, según la web, «su propia NSA».