Erdogan alienta el enfrentamiento para ganar votos con el sentimiento nacionalista

Según los sondeos, los resultados de la consulta turca están muy ajustados, con un 43,8 % a favor de dar al presidente todo el poder y un 43,1 % en contra


Estambul / E. La Voz

Durante la última semana, el Gobierno de Ankara ha llamado nazis a alemanes, austríacos y holandeses por no permitir a sus políticos turcos hacer campaña en esos países a favor del referendo que dará a Recep Tayyip Erdogan todo el poder. El presidente turco no ha dudado en alentar el enfrentamiento con Europa para alentar los sentimientos nacionalista de los turcos y ganar votos, dentro y fuera del país.

Según Metropoll, una empresa de sondeos, los resultados de la consulta están muy ajustados, con un 43,8 % a favor del sí y un 43,1 % del no. Estos datos justifican las intenciones de Ankara de organizar mítines en Europa. En Alemania, Austria, Holanda, Dinamarca, Suecia y Francia, la mayoría de los residentes turcos votaron por el AKP en las elecciones generales.

A pesar del revuelo organizado por Ankara, que acusa a Europa de prácticas antidemocráticas, la ley electoral turca prohíbe expresamente hacer campaña electoral en el extranjero y en las representaciones diplomáticas, según consta en su artículo 298 cláusula 94/A. Una ley que ninguno de los principales partidos turcos nunca ha respetado y que no lleva asociada responsabilidad penal.

El discurso nacionalista del Gobierno, que tacha a Europa de islamófoba y de querer debilitar a Turquía, mantiene la misma línea desde el intento de golpe de Estado del pasado julio con la intención de convencer a los indecisos y derivar la atención de otros asuntos como la crisis económica o la seguridad. Los ciudadanos que salieron a parar los tanques son ahora manifestantes atacados en Róterdam por los «perros de Europa» o «perros nazi», según insistió en titular ayer la prensa local. En sus portadas colgaron las fotos del ataque de un perro policía holandés a uno de los turcos que se manifestaron frente al consulado el pasado sábado en Róterdam.

Ankara convocó por tercera vez en tres días al encargado de negocios holandés para exigir una disculpa y protestar por el trato a sus ministros. El cónsul de Holanda, que no estaba en Turquía en el momento de la crisis, ha sido «invitado» a no volver por ahora.

Suspensión de relaciones

Ankara comenzó a media tarde esgrimiendo la amenaza de romper el acuerdo migratorio con la UE, su mejor carta frente una crisis con Europa, por parte del ministro turco para la Unión Europea, Omer Celik, y terminó anoche con el anuncio del viceprimer ministro, Numan Kurtulmus, de que se suspendían las relaciones con Holanda a nivel ministerial, de primeros ministros y de jefes de Estado, y se revocaba el permiso de aterrizaje a su diplomático. Poco antes, Erdogan había anunciado por televisión la imposición de sanciones a ese país con el fin de que «rinda cuentas» y un recurso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por vetar los mítines.

Comentarios

Erdogan alienta el enfrentamiento para ganar votos con el sentimiento nacionalista