Brasil investiga a 5 nuevos ministros y a otras 300 personas por corrupción

Incluso el propio presidente Michel Temer podría verse salpicado


redacción / la voz

La clase política brasileña amaneció ayer a la defensiva frente al terremoto que pueden suponer 320 solicitudes de nuevas investigaciones formuladas por la Fiscalía sobre la base de las declaraciones de Odebrecht sobre la corrupción en Petrobras.

El procurador general, Rodrigo Janot, espera una respuesta del Supremo para iniciar esas indagaciones y alertó en un documento interno que la corrupción alcanzó niveles «jamás imaginados» y que la magnitud del escándalo muestra a una «democracia bajo ataque».

Los testimonios dados en el marco de un acuerdo de cooperación judicial por 77 exdirectivos del grupo Odebrecht siguen bajo secreto procesal, pero informaciones obtenidas por la prensa local insisten en que afectan a más de un centenar de políticos de los últimos 20 años.

Los expresidentes Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, ambos del Partido de los Trabajadores (PT) están entre los posibles implicados, pero con ellos aparecen al menos cinco ministros del actual Gobierno y el propio mandatario Michel Temer pudiera verse salpicado, aunque se desconoce en qué medida. Entre los sospechosos hay decenas de diputados y senadores tanto oficialistas como de oposición y una decena de gobernadores.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Brasil investiga a 5 nuevos ministros y a otras 300 personas por corrupción