España recibe el 50 % de lo que tributa la textil en el mundo

Casi dos mil empresas, uno de cada cuatro proveedores del grupo, están en Galicia, y acompañan a Inditex desde sus orígenes


redacción / la voz

Que en España haya grandes compañías dispuestas a tributar se pone en duda casi a diario y muy especialmente por parte del ministerio que dirige Cristóbal Montoro. Ayer el presidente de Inditex quiso dejar claro que la contribución fiscal de su compañía -si se suman los impuestos directos y los soportados por Inditex y los indirectos recaudados- superó los 5.600 millones de euros en el 2016. De ellos, 1.616 se contabilizaron en territorio español, con una tasa efectiva del impuesto de sociedades del 24,7 %.

Si se mira más atrás y se analizan los últimos cinco años, esta tasa se eleva hasta el 26,38 %, con una aportación total de más de 2.000 millones de euros. «Es una cantidad que supone más del 2 % del total recaudado por el Estado por este concepto en el conjunto de la economía española», recalcó Isla.

Pero el presidente fue más allá: explicó que en el ejercicio 2016 todas las sociedades del grupo destinaron 2.515 millones a pagar al fisco de manera directa a nivel global, y subrayó que en España abona el 50 % de los impuestos a los que hace frente en el mundo, cuando sus ventas en el mercado doméstico suponen el 17 %.

El impacto del efecto sede

Con cierta rotundidad Isla ofreció los datos de proveedores del grupo, que son el reflejo del arrastre del efecto sede que tiene la multinacional de Arteixo. «Nos han acompañado prácticamente desde nuestros orígenes», dijo el ejecutivo. Inditex tiene 7.500 proveedores que en el 2016 facturaron 4.629 millones, 500 más que en el ejercicio anterior, y con un impacto en la generación de empleo de más de 50.000 puestos de trabajo indirectos a tiempo completo.

Una cuarta parte de esas 7.500 empresas, casi dos mil, están en Galicia. Esta semana Inditex acompañó a periodistas nacionales e internacionales a Trison (especializada en equipos de audio y vídeo) y Cándido Hermida (muebles de madera y otros materiales). El fundador de la primera, Carlos Saavedra, reveló que fue un proyecto para mejorar el sonido de la música en las tiendas el que les dio, sin conocer a nadie en la multinacional, el empujón como proveedor.

El propio Cándido Hermida también reveló que fue un equipo de Inditex el que les propuso un proyecto. «No sé quién les hablaría de nosotros», apostilló entre risas. En un momento de estas visitas un grupo de responsables asintieron cuando alguien dijo: «Si alguien llega a Inditex para entrar como proveedor y dice que es amigo de Amancio Ortega lo tiene mucho más difícil». Porque esa no es la fórmula.

Lo cierto es que gran parte de los proveedores gallegos llevan trabajando para la compañía desde que esta comenzó a internacionalizarse. Hizo entonces de cabeza tractora e impulsó a abrirse a mercados internacionales a otras empresas gallegas por todo el mundo. Hoy Trison y Cándido Hermida están en los mercados mundiales internacionales y trabajan en proyectos de referencia. Una trabaja en 10 vagones para la realeza en el AVE a La Meca; la otra, en un panel informativo gigantesco que estará instalado en la estación de Riad.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

España recibe el 50 % de lo que tributa la textil en el mundo