Un espía pierde un ordenador con datos sobre el magnate

En el dispositivo también habría detalles de la investigación sobre el escándalo del servidor privado de Hillary Clinton, así como de la última visita del papa Francisco


nueva york / corresponsal

El Servicio Secreto de Estados Unidos. está en el punto de mira. No es para menos, teniendo en cuenta los últimos errores que la seguridad federal ha cometido, inquietando sobremanera a las autoridades estadounidenses. El balance de la última semana habla de un ordenador con «información altamente sensible» robado y un intruso en la Casa Blanca. Ambos casos suponen enormes fallos de los agentes que velan por la seguridad del presidente de EE.UU. Ahora, el nerviosismo ha alcanzado sus cotas más altas tras comprobar que la computadora robada de un vehículo del Servicio Secreto en Brooklyn, contiene los planes de evacuación de la Torre Trump, donde continúan viviendo la primera dama y su hijo Barron

Según los medios estadounidenses, en el dispositivo también habría detalles de la investigación sobre el escándalo del servidor privado de Hillary Clinton, así como de la última visita del papa Francisco. «Los datos que contiene el dispositivo son delicados y están buscando como locos», reveló una fuente sobre la evolución del caso. 

Documentos contra Obama

El robo se produce en medio de toda la tensión generada tras las acusaciones de espionaje de Trump contra Obama. En las últimas horas, el Departamento de Justicia ha aportado un dosier con documentos a los comités que investigan los hechos en la Cámara de Representantes y en el Senado. «Estamos satisfechos», dijo el republicano David Nunes tras la entrega. Varias fuentes apuntaron que la documentación no demuestra las acusaciones. Sea como fuere, será importante escuchar mañana los comentarios del director del FBI, James Comey, en las audiencias sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones.

En paralelo, se han conocido nuevos detalles sobre el intruso de la Casa Blanca. Jonathan Tran estuvo hasta 17 minutos en los jardines presidenciales antes de ser detenido, e incluso llegó hasta la puerta de la residencia, mirando antes a través de una ventana. El joven, de 26 años, portaba una mochila con dos latas de gas pimienta y dijo que «tenía una cita con el presidente».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Un espía pierde un ordenador con datos sobre el magnate