Los pesos pesados del PSOE arroparán a Díaz como candidata a las primarias

Enrique Clemente Navarro
enrique clemente MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

Jose Manuel Pedrosa | Efe

González, Zapatero y Rubalcaba estarán el domingo en Madrid en su puesta de largo

24 mar 2017 . Actualizado a las 08:01 h.

De un lado, Susana Díaz, con el apoyo del aparato y las figuras históricas del partido. Del otro, Pedro Sánchez, que lo fía todo a la militancia. En el medio, Patxi López, el candidato que se postula como el único capaz de unir a un PSOE fracturado. Este es el escenario de las primarias, que este domingo entrarán en una nueva fase en el multitudinario acto que se prevé de presentación oficial de la candidatura de la presidenta andaluza. Un día antes la gestora hará pública la ponencia política que tratará de redefinir el proyecto socialdemócrata, en plena crisis en toda Europa.

Díaz contará con el respaldo de los pesos pesados del PSOE. En el acto que tendrá lugar en Madrid la apoyarán tres ex secretarios generales, los expresidentes del Gobierno Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero y el exvicepresidente Alfredo Pérez Rubalcaba. También acudirán los presidentes de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig; Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page; Extremadura, Guillermo Fernández Vara; y Aragón, Javier Lambán. A ellos se sumarán figuras del relieve de los exministros de Defensa José Bono y Carme Chacón y posiblemente Alfonso Guerra.

Una exhibición de fuerza que mostrará que Díaz es la candidata de los referentes históricos sin excepción y del poder institucional que ostenta en estos momentos el PSOE en las comunidades autónomas, con la única excepción de la balear Francina Armengol. La presencia masiva de exlíderes del partido, de la vieja guardia y de los barones fue debatida en el entorno de Díaz, por el temor a que pudiera perjudicarla entre las bases, que estarían por la renovación. Sin embargo se impuso la tesis de que su presencia en la cita trasladará la imagen de unidad, solvencia y seriedad de su propuesta frente a la Sánchez, que no tiene ningún apoyo relevante. El objetivo es dar a la puesta de largo de la presidenta un aire institucional, presentándola como líder de un proyecto socialdemócrata renovado que aspira a ganar las elecciones al PP y no solo a ser la primera fuerza de la izquierda. Sánchez ha contraprogramado el acto de Díaz con otro que tendrá lugar en Valencia.