¿Quién dijo que la barbie es solo rubia?

ELLAS TIENEN LA SUYA Activistas, bailarinas, actrices, modelos. ¿Qué tienen estas mujeres en común? Que todas se han convertido en una barbie por ser un referente.


Hace algo menos de dos años, la Barbie se sumó a la celebración de la revista Variety El poder de las mujeres. Y lo hacía presentando una colección de seis muñecas, las Shero, que representaban a seis mujeres de carne y hueso, mujeres que destacan en su campo y que son motivo de inspiración. Una directora de cine, dos actrices, una diseñadora infantil, una cantante y una editora de revistas. Ellas son Ava DuVernay, Emmy Rossum y Kristin Chenoweth, Sydney Mayhem Keiser, Trisha Yearwood y Eva Chen. En palabras de la empresa Mattel, heroínas que inspiran a las niñas rompiendo límites y expandiendo las posibilidades de las mujeres en todas partes. Quien parece estar rompiendo esos límites es la muñeca que más veces ha sido criticada por imponer cánones de belleza imposibles y por su tufillo sexista. ¿Pueden encontrar las niñas del siglo XXI nuevos referentes para aspirar a lo que ellas quieran ser gracias a una muñeca?

La colección no ha parado de crecer. Comenzó con una intención benéfica (recaudar fondos para las causas que apoyan cada una de las homenajeadas) pero se han ido incorporando nuevas famosas de todos los campos que han visto cumplido su sueño de convertirse en figurita de plástico. Y que en muchos casos son casi imposibles de comprar.

MODELOS Y BLOGUERAS

La última en incorporarse al club ha sido la modelo Ashley Graham. Activista en defensa de la belleza más allá de la talla, en los dos últimos años se ha convertido en un referente para las mujeres que superan la 44. Ha desfilado para firmas como Marc Jacobs, es imagen de Marina Rinaldi y, desde que ocupó la portada del número de bañadores de Sports Illustrated, su imagen no ha parado de crecer. Tanto, que el Vogue estadounidense la incorporó a la portada de uno de sus números, rodeada de modelos como Kendall Jenner, Gigi Hadid o Liu Wen. Graham se ha mostrado encantada con su barbie, a la que puso una condición: los muslos de la muñeca tenían que rozarse, como los suyos.

Desde el mundo de la moda ha llegado también otra de las nuevas muñecas: la que recrea a la bloguera italiana The Blonde Salad, Chiara Ferragni. Una mujer que ha conseguido facturar millones gracias a las marcas a las que apoya en su blog y sus redes sociales. Precisamente presentó a su muñeca en Instagram: cazadora de cuero, vaqueros rotos, bailarinas de lentejuelas y hasta la funda de móvil con el diseño de la bloguera.

Más allá de la moda, Mattel ha sumado también a la gimnasta olímpica Gaby Douglas, tres veces medalla de oro en Londres, o Misty Copeland, la primera afroamericana que consigue el puesto de primera bailarina en el prestigioso American Ballet Theater. La han recreado con su vestido en El pájaro de fuego, el papel que la lanzó al estrellato.

Aunque a las niñas gallegas seguro que les suena más Zendaya. La estrella de Disney Channel, que se ha convertido en una habitual de las alfombras rojas, también tiene su muñeca. Vestida como en su primera gala de los Óscar, y con un reconocible peinado de rastas, la actriz afirmó en las redes sociales que cuando era pequeña no podía encontrar una barbie que se pareciese a ella. Y agradecía formar parte de una nueva definición, más amplia, de la belleza. La diversidad es la clave de la nueva estrategia de márketing de Mattel, también a la hora de escoger famosas.

Comentarios

¿Quién dijo que la barbie es solo rubia?