Gibraltar desoye las llamadas a la calma y eleva la tensión al perseguir a un buque español

Juan Carlos Martínez REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

El Gobierno del Peñón acusa de «irrupción ilegal» a una corbeta de la Armada que se acercó a la costa

05 abr 2017 . Actualizado a las 07:09 h.

La ministra de Defensa, Dolores de Cospedal, reclamó ayer que se ponga «sentido común» a la polémica surgida en torno a la situación en que quedará Gibraltar una vez que el Reino Unido salga de la Unión Europea. En el Peñón no le han hecho caso.

El Gobierno de Gibraltar publicó un tuit en el que denunciaba una «incursión ilegal en aguas territoriales británicas de Gibraltar por la patrullera de la Marina española Infanta Cristina esta tarde», que fue perseguida por una patrullera británica e invitada a alejarse de la costa. Las autoridades del Peñón añadieron después que la aproximación de la corbeta «es una oportuna muestra de la forma en que España se comporta rutinariamente violando la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar» de 1982.

El convenio reconoce el derecho de los Estados al dominio exclusivo sobre el mar hasta el límite de las 12 millas de sus costas. Londres se conforma con tres millas de aguas territoriales en torno a Gibraltar, pero España no reconoce ese dominio, porque en el Tratado de Utrecht solo se cedieron las aguas portuarias.