Del cese de la violencia al desarme: los últimos años de ETA

Desde octubre del 2011, cuando se anunció el fin a medio siglo de atentados, los golpes a la banda han sido continuos


La decisión de ETA de entregar hoy la ubicación de su arsenal a las autoridades francesas se da después de numerosos golpes policiales sufridos por el grupo armado vasco desde que decidió el «cese definitivo» de la violencia en 2011. Una crónica de lo ocurrido los últimos cinco años y medio:

20 de octubre de 2011: ETA anuncia el «cese definitivo» de la violencia tras medio siglo de atentados y más de 800 víctimas mortales de su lucha por la independencia del País Vasco. Sin embargo, no entrega las armas ni se disuelve.

Febrero de 2013: Noruega expulsa a una delegación de etarras que se habían instalado en el país en 2011 con la intención de negociar con Francia y España el desarme. Tanto Madrid como París se negaron siempre a dialogar sobre contrapartidas por la entrega de las armas.

21 de febrero de 2014: ETA escenifica un supuesto desarme ante la Comisión Internacional de Verificación creada en 2011. Sin embargo, se trata de unas pocas armas que luego son devueltas al grupo.

21 de diciembre de 2014: El Gobierno regional vasco propone un plan de desarme de ETA, base del proceso llevado a cabo hoy.

8 de julio de 2015: Xabier Goienechea e Iñaki Reta de Frutos, jefes del llamado departamento técnico-logístico de ETA, son detenidos en Francia.

22 de septiembre de 2015: Una operación conjunta de las fuerzas de seguridad de España y Francia en este país acaba con la cúpula de ETA gracias a la detención de David Pla, jefe del grupo y uno de los encapuchados que leyó el comunicado del cese de la violencia, y de Iratxe Sorzabal. El entonces ministro del Interior español, Jorge Fernández Díaz, lo considera «el acta de defunción de ETA».

1 de marzo de 2016: Sale de prisión Arnaldo Otegi tras seis años y medio en la cárcel por intentar reconstruir Batasuna, el ilegalizado brazo político de ETA.

12 de octubre de 2016: La Policía francesa encuentra un escondite de ETA en un bosque con 145 armas cortas y dos fusiles. Es el mayor arsenal del grupo descubierto en más de diez años.

5 de noviembre de 2016: La Policía francesa detiene a Mikel Irastorza, considerado máximo dirigente de ETA, en una casa de Ascain, en el País Vasco francés.

17 de diciembre de 2016: Las fuerzas de seguridad francesas y españolas detienen a cinco personas en Francia y desmantelan un depósito con armas y explosivos destinados al parecer a escenificar otra vez el desarme del grupo.

8 de marzo de 2017: La Guardia Civil española localiza un escondite de ETA en la localidad vasca de Irún con siete bidones de explosivos, en la hasta ahora última operación contra el grupo.

17 de marzo de 2017: Un activista del colectivo autodenominado «Artesanos de la paz» adelanta al diario francés «Le Monde» el desarme «total» de ETA hasta el 8 de abril.

7 de abril: En un comunicado difundido por la cadena británica BBC, ETA se describe como una «organización ya desarmada» y asegura que sus armas pasaron ya a manos «de la sociedad civil». 

8 de abril: La Comisión Internacional de Verificación (CIV) creada un mes antes del cese de la violencia en 2011 confirma que recibió de ETA la ubicación de sus escondites con armas en el sur de Francia y que transmitió esa información a las autoridades francesas. El paso equivale al desarme del grupo, según la CIV.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Del cese de la violencia al desarme: los últimos años de ETA