Twitter y Trump aflojan su pulso

La firma retira una demanda contra Washington, que le exigía datos de un usuario crítico con el Gobierno de EE.UU.


nueva york / corresponsal

Twitter retiró una demanda presentada contra el Gobierno de Estados Unidos y que había generado toda una revolución en las redes sociales unas horas antes. La tecnológica había anunciado su intención de declararle la guerra al Ejecutivo de Donald Trump en un tribunal federal de San Francisco. Concretamente apuntaba contra el departamento de Seguridad Nacional. ¿El motivo? Los intentos de Washington de tratar de desenmascarar a un incómodo usuario de la red social y rival de las políticas inmigrantes del presidente.

La disputa legal giraba entorno a la cuenta @ALT_uscis, un perfil en cuya descripción se define como «resistencia de inmigración» y tiene más de 65.000 seguidores. Al parecer, el gobierno pidió a Twitter más información. que revelase quién o quiénes eran los administradores de dicha cuenta, algo a lo que la empresa se opuso, argumentando que el derecho a la libertad de expresión incluía poder expresarse libremente sobre temas políticos y de forma anónima.

Según la demanda inicial, la solicitud de información a Twitter se realizó por parte de la Patrulla Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés), organismo que quería conocer la identidad del usuario o usuarios como parte de una investigación relacionada «con la importación de mercancías». Según el demandante, nada tenía que ver la importación con este hecho.

La Unión para las Libertades Civiles en América (ACLU) llegó prestar sus servicios para defender en los tribunales los derechos de este internauta.

«Ya no tenía fuerza»

Ahora, sin embargo, nada de esto será necesario después de que el Departamento de Justicia cancelase ayer mismo todas las peticiones realizadas a Twitter sobre la cuenta en cuestión. «La demanda ya no tenía ninguna fuerza o efecto», aseguró Mark Flanagan, uno de los abogados del gigante de Silicon Valley.

El Gobierno de Trump no confirmó si la retirada suponía la cancelación directa de la orden emitida o si era la consecuencia del cierre de la investigación.

Comentarios

Twitter y Trump aflojan su pulso