El Gobierno afirma que la «actuación» de ETA pretende disimular su derrota

El PSOE cierra filas con el Ejecutivo y el PNV anima a «seguir trabajando por la paz»


Madrid / La Voz

«No pueden esperar ningún trato de favor y mucho menos impunidad para sus delitos». El Gobierno mantuvo ayer su discurso inflexible tras el acto diseñado por la organización terrorista ETA para escenificar la entrega de sus armas, y dejó claro que no participa de ningún modo en un proceso diseñado unilateralmente por la banda. Moncloa interpreta que el acto fue una operación mediática de ETA «para disimular su derrota» con la que intenta «sacar un rédito político». El Gobierno no quiere dar ningún paso en falso en este proceso y por eso ayer, en un breve comunicado, rechazó hacer una valoración sobre el armamento entregado hasta que este sea analizado por las autoridades de acuerdo con la legalidad vigente. «El Gobierno no va a cambiar su posición», aclara la nota del Gobierno, en la que se afirma que ETA «está operativamente derrotada, sin futuro y con sus dirigentes en prisión» y que el Gobierno «seguirá velando por el cumplimiento de la ley y la seguridad de los ciudadanos».

El PSOE no hizo valoración sobre el desarme, aunque sí lo hicieron sus candidatos a la primarias, cerrando filas con el Gobierno. La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, señaló que llega «con cinco años de retraso», mientras que el ex secretario general Pedro Sánchez destacó que la democracia «derrotó al terror» y «cumplió con su deber» con la memoria de las víctimas. El exlendakari Patxi López explicó que la de ayer es «la foto de la victoria de la democracia y la derrota del terrorismo».

En una línea muy distinta, el secretario de relaciones con la sociedad civil de Podemos, Rafael Mayoral, afirmó que tras la entrega de las armas aún queda «seguir avanzando en los procesos de reconciliación» de la sociedad vasca y en el «reconocimiento de las violaciones de derechos humanos». Para el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, son los guardias civiles, los policías, los fiscales y los jueces los que «verdaderamente han acorralado a ETA».

Más optimistas fueron las respuestas de los partidos nacionalistas vascos. El PNV valoró «de forma satisfactoria» el desarme «sin contrapartidas» y añadió que ahora hay que seguir trabajando por la paz y la convivencia, mientras que el diputado de EH Bildu Julen Arzuaga mostró su satisfacción por que se haya «cumplido la palabra dada por ETA» con un procedimiento «creativo». Además de Bildu y el PNV, Podemos y la catalana CUP fueron los únicos partidos españoles que enviaron representantes al acto celebrado en Bayona.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El Gobierno afirma que la «actuación» de ETA pretende disimular su derrota