Díaz y López afean a Sánchez que limite las primarias a una batalla entre dos

El ex secretario general emplaza a las bases a escoger entre él y quienes lo derrocaron


madrid / la voz

Susana Díaz y Patxi López coincidieron ayer en lanzar un mensaje de integración de un partido dividido al formalizar sus precandidaturas a la secretaría general. Hoy lo hará el tercer aspirante, Pedro Sánchez, cuyo equipo aprovechó la ocasión para criticar el retraso en el establecimiento del censo y sembrar dudas sobre la financiación de los actos de la presidenta andaluza. Díaz afirmó que afronta las primarias con «muy buenas vibraciones», con «ilusión» y en «positivo» y que en el PSOE» solo tiene «compañeros» y que sus «adversarios están fuera». Respondía así a la coordinadora del equipo del ex secretario general, la diputada Adriana Lastra, quien presentó las primarias como una batalla entre un ala conservadora que se abstuvo en la investidura de Mariano Rajoy, que encabezaría Díaz, y otra más a la izquierda, que lideraría Sánchez.

Este matizó anoche en una entrevista en Telecinco que las primarias no son una guerra ni un choque de trenes entre él y Díaz, sino «un proceso de democracia interna, que nunca han sido un obstáculo, sino el camino para reconstruir la unidad entre la dirigencia y los militantes y los votantes». Aunque acto seguido añadió que el 21 de mayo solo hay dos opciones, la de Díaz, que ha dejado al PSOE en «tierra de nadie» con su abstención en la investidura de Rajoy, y la que él representa, un proyecto «de izquierda, autónomo, creíble y coherente». Y emplazó a los militantes a elegir entre votarle para «recuperar el PSOE» o «apoyar ese proyecto impuesto por las bravas por determinados dirigentes» que lideraron su «derrocamiento» para «facilitar el gobierno a la derecha». Sánchez aseguró que si gana integrará a los vencidos, y, si pierde, actuará con lealtad, porque sabe «lo que significa estar cuestionado permanentemente».

Eduardo Madina y la secretaria de organización de Aragón, Pilar Alegría, fueron los encargados de presentar las credenciales de la presidenta andaluza. El diputado vasco señaló que su candidatura «no va contra nada ni contra nadie», y que representa un proyecto «integrador, sólido y coherente». Explicó que Díaz busca el «reencuentro» con las «siglas centenarias» del PSOE y con el «significado ideológico socialista, que tiene una vocación de mayorías para transformar el país». Madina cargó contra Sánchez por convertir las primarias en una «batalla» con Díaz. «Patxi para mí es un gran compañero que merece el máximo respeto por el ejemplo vital que ha dado», aseguró Madina. «No creo que esto sea una cosa de dos, sino de casi 200.000 personas», dijo Madina.

López señaló que es verdad que solo existen dos opciones en las primarias, pero no las que dice Sánchez, sino «la del enfrentamiento o la de la unidad». López afirmó que no está dispuesto a entrar en el juego del «conmigo o contra mí», ni en el de «o Pedro o Susana» porque eso lo único que provoca es «división». «La unidad ni siquiera es una opción, es una obligación de todos», recalcó. 

Los sanchistas siembran dudas

Para Lastra, la crisis interna del PSOE se asemeja a la «batalla felipismo-guerrismo» que se vivió hace veinte años, entre un «ala más de izquierda» que representaba Alfonso Guerra, y la más conservadora de la mano de Felipe González. «Lo que estamos viendo ahora, hay un ala más conservadora que es la responsable de lo acontecido el 1 de octubre y que el PSOE acabara dándole el Gobierno a la derecha, y hay un ala más de izquierda». Lastra mostró «inquietud y dudas» sobre el censo, puesto que los avales pueden pedirse desde el 20 de abril, pero el definitivo no se conocerá hasta el 28. Y dijo que le gustaría saber «si hay alguna federación financiando los actos» de López y de Díaz. Sánchez celebrará mítines a diario y gira por las grandes ciudades en la semana previa al 21 de mayo, con el cierre en Madrid. Su vicecoordinador de campaña, José Luis Ábalos, contrapuso el estilo de Sánchez «buscando militantes a la luz del día a «otra forma de hacer campaña en la sombra, con un bolígrafo, una lista y un teléfono», en referencia a Díaz.

La presidenta andaluza es quien más ha recaudado desde que Ferraz abrió sus cuentas

La candidatura de Susana Díaz ha recaudado ya algo más de 100.000 euros a través de la cuenta corriente abierta por Ferraz para las primarias. Según informó su equipo en un comunicado, desde que la dirección del partido habilitó esta cuenta el pasado 15 de marzo, cuya titularidad comparten Ferraz y la aspirante, ha recibido donaciones que ascienden a 100.296 euros.

La candidatura de Pedro Sánchez ha recaudado 36.658 euros desde que comenzó a recibir donaciones a través de la cuenta abierta por Ferraz, según señaló el vicecoordinador de la campaña José Luis Ábalos, quien detalló que procedieron de un total de 718 donantes que entregaron una media de 51 euros. Añadió que la propia dirección del partido les corroboró que un 97 % de esos donantes son afiliados. El equipo de Sánchez precisó que en esa cuenta abierta por Ferraz no llegaron a ingresarse los fondos recibidos previamente en su plataforma de micromezenazgo, con la que logró otros 100.440 euros.

Los sanchistas no presentaron facturas, pero sí numerosos datos sobre sus gastos. Según el resumen facilitado a los medios de comunicación, el ex secretario general y sus afines se han gastado 15.251 euros en desplazamientos y 683,07 euros en alimentación, entre otras partidas, durante la etapa del crowdfunding.

Por su parte, Patxi López ha recaudado 12.000 euros en la cuenta abierta por el partido, una cantidad a la que hay que sumar los otros 10.000 euros que consiguió en el crowdfunding que cerró cuando la gestora cuestionó este sistema.

La recogida de avales y el debate televisivo, puntos claves de la campaña

La recogida de los avales y el debate televisivo marcarán la campaña de las primarias, en la que Susana Díaz seguirá su estrategia de presentarse como la representante del PSOE de siempre; Pedro Sánchez se venderá como el candidato de la militancia; y Patxi López como el único capaz de integrar a un partido fracturado. 

Recogida de avales

Díaz quiere hacer una demostración de fuerza. El primer test importante será la recogida de avales, que comenzará este jueves y concluirá el 4 de mayo. Díaz quiere hacer una demostración de fuerza, como en la presentación de su candidatura, y arrasar a sus rivales. Un golpe sobre la mesa que los desmoralice y transmita a los cuadros intermedios y a la militancia que su victoria es indiscutible. Sánchez y López dan por seguro que la presidenta andaluza les superará porque cuenta con el apoyo de los aparatos de las federaciones más importantes. Su estrategia es no dar importancia a lo que consideran un trámite que no es indicativo de lo que pasará el día 21. Los sanchistas aseguran que en esta primera criba algunos militantes pueden firmar el aval para no indisponerse con sus jefes y luego, en una votación secreta, decidirse por otro aspirante. Los afines al ex secretario general se plantean no presentar todos los avales que consigan. Y recuerdan que Joaquín Almunia ganó en los avales y perdió claramente las primarias con Josep Borrell. Por su parte, el exlendakari reitera que no está dispuesto a entrar en una «guerra de avales» y presentará los imprescindibles. 

El debate televisivo

La oportunidad de exponer programas y ajustar cuentas. Todo indica que habrá un solo debate televisivo, pese a que López quiere tres. Los sanchistas, al igual que la gestora, estiman que uno es suficiente, aunque están abiertos a que sean más. Los susanistas prefieren un solo debate. Será un momento clave, ya que los tres candidatos a liderar el partido podrán exponer sus programas y tratarán de poner en aprietos a sus adversarios. Díaz pedirá explicaciones a Sánchez sobre su supuesto plan para pactar con Podemos y los independentistas y su acercamiento a la formación de Pablo Iglesias. El exlíder le exigirá que expliqué por qué abanderó la operación para derribarlo para que el PSOE se abstuviera en la investidura de Rajoy. López se situará en el medio y se esforzará en demostrar que es el único capaz de unir al PSOE. 

Las estrategias

Entre la militancia y el partido auténtico. Esa es precisamente la estrategia que seguirá el expresidente del Congreso. Díaz se erigirá en líder del partido auténtico (100% PSOE), apoyada por los referentes históricos y los barones, que sale a ganar las elecciones y se diferencia de Podemos. Sin ningún apoyo relevante, Sánchez se presentará como el candidato de la militancia y de la izquierda que se enfrenta al aparato. 

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Díaz y López afean a Sánchez que limite las primarias a una batalla entre dos